SPORTYOU

Archivo
21 de enero de 2020 21/01/20

Opinión

Opinión

Maravilloso


  • 13 de agosto
    de 2012
  • Iñaki Cano Martínez

Una historia que parece escrita por un guionista de Hollywood. Un partido que acerca a los mitos. Los mortales no estábamos tan lejos. España ha sido el único equipo con la capacidad de hacer que se enfríe el sol. En estos Juegos, los chicos de Scariolo tocaron con los dedos una gloria que está destinada a los grandes.

He visto el partido dos veces. Una en directo y otra por la noche. Para repetir emociones y disfrutar de esa montaña rusa de igualdad y emoción. Estados Unidos sufrió. Esperaban batalla. Pero no tanta ni tan intensa. La conciencia de saberse superiores se tambaleó durante un cuarto y medio. Los gestos eran tensos. Lebron protestaba. El camino de rosas hacia el oro tenía muchas espinas. España fue inquilina del Olimpo durante un tiempo en el que todo un país soñaba con el oro.

Cuando el partido enfilaba sus últimos diez minutos, la defensa de USA Basketball se multiplicó. Esfuerzos fuera y en la pintura. Sin respiro para el rival. Estuvieron pisando el acelerador pero pulsaron el botón del óxido nitroso cuando comprobaron la cercanía del “coche” español. Sumado al acierto habitual y a Kobe/Lebron/Durant, USA Basketball fortaleció su camino sinuoso hacia el oro.

España, gracias por demostrar que los dioses de la NBA ya no están tan lejos porque nosotros ya formamos parte de su universo. Nos falta una pulgada para agarrarlos; mucha distancia, cierto, pero en cualquier momento se puede acortar.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba