Archivo
25 de septiembre de 2018 25/09/18

Opinión

Opinión

Un mantel en la final


  • 12 de julio
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Escuché a un aficionado argentino analizar a los rivales de la albiceleste en la fase de grupos del Mundial, y a Croacia la definió como una selección sin camiseta, que rompieron el mantel y se hicieron las zamarras con él. Croacia le metió 3-0 a Argentina y con un ‘mantel’ a cuadros blancos y rojos se ha metido en la final del Mundial. Enhorabuena porque se lo merecen. Quizá no ha sido la selección que mejor fútbol ha practicado, Francia tampoco ha sido un dechado de virtudes, pero de lo que le ha sobrado a raudales ha sido garra, pundonor, amor propio, ganas y fe. De todo esto nadie ha tenido más que Croacia.

Aquí, en Limerick, donde me encuentro, han celebrado mucho el triunfo croata sobre Inglaterra. Limerick es una ciudad en el extremo occidental de la isla de Irlanda. Aquí el fútbol se vive con pasión e Inglaterra es el enemigo histórico número uno. El gol de Mandzukic resonó hasta el mismísimo Piccadilly Circus. Los irlandeses, después de ganar el Seis Naciones de rugby, deporte éste del que disfrutan más que del fútbol, se aliaron con cualquiera que jugara contra Inglaterra. Ya el domingo les dará igual quién gane, pero el objetivo, que los ingleses perdieran, ya lo han conseguido.

Pero a lo que íbamos de la final. Croacia lleva una hora y media más de fútbol y dos tandas de penaltis más que Francia. Puede que ese descanso le venga mucho mejor a los franceses, a los que veo favoritos. Pero todo lo que escribí antes que tenía Croacia puede que no lo tenga Francia. Aunque Francia tiene a Mbappé. Épico se presenta el duelo de mediocampistas: Kanté, Pogbá, Matuidi versus Modric, Rakitic, Brozovic.

Sé que algunos de vosotros esperabais un artículo sobre Cristiano Ronaldo. Creo que la final del Mundial es más importante que hablar de un futbolista que ya no está en el Real Madrid. Cristiano ha sido faro del club blanco estos nueve años, pero ya no está. Tanta paz lleve como descanso deja. Y que no dude nadie, vendrá otro que le hará olvidar, por mucho dolor que haya causado su marcha. Y hacedme caso, después de muchos años y de ver a muchos jugadores y de haber pisado ese vestuario, el fútbol sigue y el Real Madrid continuará siendo el club más grande del mundo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba