SPORTYOU

Archivo
17 de noviembre de 2019 17/11/19

Fútbol

Manchester United y Bayern reeditan su inolvidable duelo de 1999


30 de marzo de 2010 - Sportyou

Manchester United y Bayern reeditan su inolvidable duelo de 1999

¿Dónde estabas tú?

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=pqoN_HGO2hM w=640 h=385]

El 26 de mayo de 1999, Manchester United y Bayern de Munich protagonizaron sobre el césped del Camp Nou uno de los episodios más recordados (en el caso de los ingleses, el adjetivo asciende a ‘memorables’) en la historia reciente del fútbol mundial. Su enfrentamiento de esta noche, en cuartos de final de la Liga de Campeones, nos sirve para recordar aquella noche en la que el club británico logró la segunda Copa de Europa de su historia.

La historia es sobradamente conocida. El Bayern se había adelantado gracias a Mario Basler. El equipo alemán cedió el balón y el campo al United, que pasó más de 80 minutos intentado dar la vuelta al marcador con más insistencia que acierto. El Bayern no sufrió demasiado, y pudo incluso sentenciar en la segunda parte; si no lo hizo fue porque el gigantón Carsten Jancker se topó con los postes de la portería de Schmeichel. Al llegar al minuto 90, aún con 1-0, el colegiado, el italiano Pierluigi Collina, decretó tres minutos de descuento. Beckham, mediocentro aquel día en ausencia de Roy Keane, buscó la subida del improvisado extremo izquierdo, su buen amigo Gary Neville. Cortó Effenberg, que envió el balón a córner. Tras el saque de esquina, al que acudió a rematar Schmeichel, el balón llegó a la frontal. El mal disparo de Ryan Giggs tuvo la fortuna de cruzarse con Teddy Sheringham, que tocó lo justo para desviar su trayectoria para desesperación de Kahn y Matthaus, cada uno a su estilo. El portero se volvió loco reclamando fuera de juego; el veterano líbero, ya en el banquillo, se lamentaba en silencio. El United había forzado la prórroga, o eso parecía.

En los segundos finales, se repitió la jugada con distintos protagonistas. También por el costado izquierdo, Solskjaer encaró a Kuffour, que cedió el saque de esquina. Volvió a sacar Beckham, cabeceó el propio Sheringham y esta vez fue Solskjaer quien desvió a gol en el segundo palo. Entre los ingleses, el delirio. Los alemanes, hundidos, no tenían fuerzas ni ganas para siquiera sacar de centro. Para todos ellos, a buen seguro, fue el peor momento de sus carreras deportivas, por mucho que dos años después, en San Siro, se sacaran la espina ante el Valencia.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba