SPORTYOU

Archivo
13 de diciembre de 2019 13/12/19

General

Malmö, donde Ibrahimovic se hizo rebelde

El Malmö FF, rival este miércoles del Real Madrid en la segunda jornada de la Champions League 2015/16, es un equipo con historia. Subcampeón de la Copa de Europa en 1979, cuya final perdió en Múnich ante el Nottingham Forest, es conocido entre la audiencia más joven por tratarse del club de origen de Zlatan Ibrahimovic. […]


30 de septiembre de 2015 - Sportyou



El Malmö FF, rival este miércoles del Real Madrid en la segunda jornada de la Champions League 2015/16, es un equipo con historia. Subcampeón de la Copa de Europa en 1979, cuya final perdió en Múnich ante el Nottingham Forest, es conocido entre la audiencia más joven por tratarse del club de origen de Zlatan Ibrahimovic. El delantero sueco, uno de los futbolistas más mediáticos y espectaculares, comenzó su carrera en las categorías inferiores. Vistió la camiseta celeste del primer equipo entre 1999 y 2001, cuando dio el salto al Ajax con 20 años. Hasta entonces, tuvo que tras abrirse paso en el duro extrarradio. Y no hablamos sólo de fútbol.

Nacido en el seno de una familia desestructurada, con unos padres separados desde que era un niño y hermanos metidos en las drogas, fue una especie de milagro que el pequeño Zlatan, tan dado al exceso y con tan poco apego a lo establecido, no cayera también en ese pozo. Buena culpa de ello la tiene el fútbol. Como relata en su autobiografía, de reciente publicación en España, fue el balón lo que le apartó de ese mundo y le procuró un futuro. Sin embargo, quien piense que el Malmö FF fue de entrada una segunda familia para Ibrahimovic, se equivoca. Los compañeros no recibieron precisamente con los brazos abiertos a ese chico de apellido extraño, hijo de un emigrante bosnio y recién llegado de un suburbio como Rosengard. El impacto fue mutuo, porque Ibrahimovic tampoco estaba acostumbrado a tratar con “auténticos suecos”. Los padres de sus compañeros pidieron su expulsión del equipo, y sólo su extraordinario rendimiento sobre el césped le garantizó un puesto y poder seguir progresando hasta convertirse en la estrella que conocemos.

Entre lo uno y lo otro, Ibrahimovic cultivó una personalidad egocéntrica y la pose chulesca que le ha caracterizado a lo largo de su carrera, lo mismo en el Inter cuando respondía con gestos obscenos a los aficionados de su propio equipo que le habían criticado desde la grada que en Barcelona cuando le hacían una pregunta incómoda o ahora en el PSG ante un arbitraje incómodo. “Francia es un país de mierda”, llegó a decir hace unos meses. Según él, ese carácter se forjó en un lugar muy distinto, allí donde esta noche jue

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba