SPORTYOU

Archivo
20 de septiembre de 2020 20/09/20

Opinión

Opinión

Maldito 5 de septiembre


  • 05 de septiembre
    de 2010
  • David Sánchez de Castro

Es cruel el destino a veces. Yo, que no creo en mucho más allá de lo que ven mis ojos, empiezo a cuestionarme algunas cosas cuando veo lo que ha ocurrido este domingo. Mirando efemérides, en los días anteriores, me había fijado que este 5 de septiembre pero de hace 40 años murió el único campeón del mundo a título póstumo de la Fórmula 1, Jochen Rindt. Ya de por sí, este domingo iba a ser una fecha señalada para todos los aficionados al motor. Nunca esperaba que el día iba a acabar como acabó.

Indagando un poco más, volví a fijarme en otro 5 de septiembre. En este caso, el de 1993. Gran Premio de Italia de motociclismo en el circuito (cruel, cruelísimo destino) de Misano, carrera de la categoría reina, los 500cc. Mick Doohan le sacaba ese año los colores a los veteranos John Kocinsky, Kevin Schwantz o Wayne Rainey y sería, precisamente, este último el que vería truncado su futuro deportivo y personal en este día maldito para siempre. El californiano encaraba una curva rápida a derechas cuando la moto se le fue y acabó accidentándose. Ese día, quedó inválido de cintura para abajo, destrozando su vida.

En ese mismo circuito, en un giro muy similar, un accidente nos ha quitado a Shoya Tomizawa, el que fue el primer líder de la nueva categoría de Moto2, para siempre marcada por su nombre. Nunca sabremos si tenía las enjundias para llegar a ser campeón del mundo, o si alguna vez iba a poder retar de tú a tú a los gallitos de MotoGP. Que un futuro campeón de motociclismo muera, es malo; que un chaval de 19 años se deje la vida sobre el asfalto es una tragedia.

Pienso ahora en lo que pasará por la cabeza de Scott Redding y Álex de Ángelis, implicados completamente involuntarios en un accidente que les perseguirá para siempre. ¿Cómo pensar que se iba a caer justo cuando ellos iban a pasar? ¿Cómo prever que alguien con quien has compartido piques, risas o simplemente miradas típicas de competitividad no va a volver a pisar el asfalto que tu pisas? El mazazo moral que van a tener que soportar será inmenso. Que les pase factura o no, dependerá de la fortaleza mental con la que afronten los próximos días y, sobre todo, del apoyo que reciban de la gran familia motera, de la que forman parte no sólo los pilotos, sino también aficionados, periodistas y todo aquel que viva de alguna manera del motor y las dos ruedas.

Este domingo ha sido un día fatídico para el mundo del motor. Este domingo ha sido 5 de septiembre.

Volver arriba