SPORTYOU

Archivo
23 de octubre de 2019 23/10/19

General

La herencia maldita de los Alcántara

Rafinha Alcántara retirado en camilla del campo

Rafinha ha seguido con una cruel maldición que le ha tocado vivir a la familia Alcántara. Su hermano Thiago se ha roto tres veces el ligamento cruzado de la rodilla derecha. Tras una primera lesión con el FC Barcelona en la que no necesitó operación, recayó en su llegada al Bayern, donde sí pasó por el […]


18 de septiembre de 2015 - Sportyou

Rafinha Alcántara

Rafinha ha seguido con una cruel maldición que le ha tocado vivir a la familia Alcántara. Su hermano Thiago se ha roto tres veces el ligamento cruzado de la rodilla derecha. Tras una primera lesión con el FC Barcelona en la que no necesitó operación, recayó en su llegada al Bayern, donde sí pasó por el quirófano. Estuvo seis meses de baja. Sin embargo, el calvario de Thiago no acabó aquí: pocos días después de empezar a entrenarse con el grupo, volvió a romperse debido, según el club, a una mala cicatrización. Desde el 30 de marzo de 2014, acumuló 371 días sin jugar, y ha sido esta temporada cuando ha vuelto a los terrenos de juego.

Mucho antes, cuando Thiago y Rafinha eran aún unos niños, su padre Mazinho también padeció de la rodilla. Estando en el Celta, a la edad de 33 años, le comunicaron que padecía un enfermedad degenerativa en el cartílago de su rodilla derecha, lo que le provocaba un edema óseo. Como avisaban los médicos, “es difícil que mejore algún día”. Intentó volver a jugar en distintos equipos, pero fue imposible. Una ostensible cojera le hizo retirarse de los terrenos de juego. El sufrimiento vivido por Mazinho es mayor, viendo que sus dos hijos están viviendo lo que desgraciadamente tuvo que vivir el.

Sin embargo, el apoyo de la familia es incondicional. Thiago ha mandado un mensaje de apoyo a Rafinha a través de Twitter, en la que se puede ver una foto de los dos y el mensaje “Ahora entiendo cuando mi madre decía: “Quería que fuera mi rodilla y no la suya” TE AMO”. Rafinha ya le mando un mensaje a su hermano tras su primera lesión y otro tras la segunda.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba