Archivo
16 de agosto de 2018 16/08/18

Opinión

Opinión

Madridismo por el mundo


  • 19 de abril
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Resuenan las palabras de Zinedine Zidane, el sábado pasado, cuando denunciaba su indignación por la ola de antimadridismo exacerbado que se desató tras el partido de la semana pasada contra la Juventus. Nunca un penalti tan claro fue tan controvertido. Es mala suerte que aquello de ‘en el último minuto y de penalti’ se cumpla con tanta exactitud, pero ocurrió. Y el penalti fue de manual. Benatia, al menos, infringió tres de los supuestos que la regla 12 establece como tiro libre directo y si es dentro del área, como es el caso, se castiga con penalti. Benatia salta sobre un contrario, empuja a un contrario y realiza una entrada contra un contrario. Tres en uno. Quejas, las justas.

Resulta que una jugada tan flagrante ha levantado una polvareda enorme. Y todo el mundo se ha pronunciado. No ha habido nadie que no haya opinado sobre esa jugada. Una acción que, seguramente, si no se hubiese producido en el minuto que se produjo, hubiese pasado mucho más desapercibida, por su claridad. Pero lo que le ha indignado a Zidane es el antimadridismo, que ha calificado de ‘robo’ la clasificación del Madrid para las semifinales de la Copa de Europa. Que a nadie se le olvide que el Madrid tuvo en el partido de vuelta muchas más ocasiones de gol que la Juventus en el encuentro de ida. Que al Madrid le pitaron ese penalti porque estaba en el área de la Juventus, atacando, buscando un gol que le clasificase. Y lo logró. De penalti, pero lo logró.

Ahora el Madrid se teme una encerrona en el estadio del Bayern Múnich. No creo que deba preocuparse en exceso. Tan sólo lo justo. El público y, sobre todo, el equipo presionarán lo normal en un partido de estas características. No creo que sea diferente a otros encuentros disputados en Múnich. Lo que debe hacer el Madrid es jugar su partido y ganarlo. Esa es la mejor manera de alardear de madridismo. Porque por el mundo hay muchos seguidores del Real Madrid que defenderán a su equipo a muerte y, como su entrenador, están indignados. Ellos llevarán al equipo en volandas en busca de la victoria.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba