SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

Fútbol

El Madrid caricaturiza al Barça

Marco Asensio

Buen partido del equipo de Zidane ante un rival que sigue en caída libre (2-0)


17 de agosto de 2017 - Sportyou

La imagen de Piqué arrodillado dentro del área mientras el Bernabéu jaleaba uno de los goles del Madrid es la fotografía que resume el estado actual de los dos gallos del fútbol español. El Madrid atraviesa un ciclo dulce de juego y de resultados mientras que el Barcelona continua dando tumbos sin encontrar el suelo.

El choque de la Supercopa de España deja a un Madrid eufórico y a un Barcelona en crisis. Hacia tiempo que el equipo azulgrana no dejaba una imagen tan pobre en el Bernabéu. Es cierto que la marcha de Neymar ha debilitado el potencial ofensivo, pero no se pueden tapar los problemas del equipo con ese análisis tan superficial.

Ahora mismo el Madrid se encuentra a años luz de su máximo rival, como ha quedado patente en esta competición. Mientras el equipo de Zidane es compacto, competitivo, fiable y goza de una confianza infinita en todo lo que hace, el de Valverde camina como un gigante con pies de barro. Ha perdido buena parte de sus señas de identidad futbolísticas y parece un equipo menor. Ya no domina los partidos como antes, su ritmo de juego es pobre y sus jugadores desprenden una tristeza física y mental que está reflejada en sus rostros.

El golazo de Asensio a los cuatro minutos de juego sirvió para acallar la teoría mas peregrina que pudiese apostar por una remonta del Barcelona. Imposible. El equipo no está ahora mismo para acometer este tipo de retos y mucho menos si tiene enfrente al Madrid. El repaso de los blancos fue de época. Sin hacer un gran juego el Madrid hizo lo que quiso para deleite de la grada.
Valverde modificó el dibujo para protegerse de la tormenta con tres centrales y cinco centrocampistas, pero ni por esas se libró del chaparrón. El 2-0 antes del descanso se quedó corto para los méritos de ambos equipos.

En la segunda parte, el Barcelona lo intentó y gozó de buenas ocasiones (Messi y Luis Suárez estrellaron dos balones contra el larguero y el poste), pero un equipo deprimido suele fallar hasta goles a puerta vacía.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba