SPORTYOU

Archivo
26 de octubre de 2021 26/10/21

Moto 2

Luis Salom, la pasión por las motos de ‘El Mexicano’

Una personalidad única, y alejado de los grandes focos, el piloto mallorquín mostraba dos personalidades diferentes cuando estaba en la pista y cuando estaba con sus más allegados.


3 de junio de 2016 Revista del Motor - Sportyou

«El Mexicano», así se conocía en el paddock a Luis Salom. Nacido en Palma de Mallorca, comenzó muy pronto a correr en moto, a los ocho años, para despuntar poco después. Desde que ganó el campeonato de 50cc en Supermotard no paró de progresar hasta que en 2005 se proclamó campeón de 125cc durante dos años consecutivos, antes de participar en el campeonato nacional CEV en 2007. Ahí comenzó todo.

Brillo en el CEV

En su primera temporada completa en el CEV, Salom terminó séptimo en la clasificación general, con un podio muy destacado en el GP de Catalunya, precisamente. Un cuarto puesto fue su botín tras su participación en la Red Bull Rookies Cup en 2007, que obtuvo gracias a una victoria en Assen y un segundo puesto en Jerez durante esa temporada. En 2008 ganó cuatro de las cinco carreras del CEV para finalizar la temporada justo detrás de Efrén Vázquez, que se llevó el título.

Debut en el Mundial

Salom hizo su debut en el mundial de Moto3 como sustituto de Simone Corsi en Montmeló. Esa temporada consiguió 21 puntos en doce carreras, con un sexto lugar en Donnington Park como mejor resultado. En la temporada 2010, cambió dos veces de equipo. Primero con el Lambretta y después con el Stipa-Molenaar Racing, debido a unas desavenencias con el director del equipo. Esa temporada terminó 12º en el campeonato.

Salom ganó su primer Gran Premio en Indianápolis en 2012 y repitió en Qatar ese mismo año. En la temporada 2013 se jugó el mundial con Maverick Viñales en la última curva del GP de Valencia, yéndose al suelo y dejando a Viñales campeón del mundo. Esa temporada, no obstante, dejó huella: sus nueve triunfos le convierten en el piloto con más victorias en la categoría de Moto 3. En 2014 dio el salto a Moto2 de la mano del SAG Team, categoría en la que ha conseguido dos segundos puestos y un tercero como mejores resultados.

Una persona familiar

Sus más allegados dicen que tenía dos caras distintas. Una en la que aparecía serio, callado, sacrificado y concentrado en la próxima curva, que era la cara que ponía al llegar a los circuitos. Su pasión por las motos era su trabajo y se le reflejaba en la cara cada vez que se ponía el mono. fuera de los circuitos era muy diferente. Un tipo normal, cercano, extrovertido, hablador y bromista, que siempre guardaba alguna broma para dedicársela a los que le rodeaban. Salom era una persona que necesitaba a su gente cerca, especialmente a su madre María, que le acompañó a todas y cada una de las carreras y que sufrió y rió junto a él en todo momento. Para este joven piloto, la familia era siempre lo primero. Los que más le conocían dicen que en el asfalto era ‘top’, pero en la calle no era la típica estrella del motociclismo. Siempre fue un tipo que se dejaba aconsejar, que le encantaba aprender de los demás, pero a la vez muy metódico y esforzado en su trabajo. Cuidaba su forma física casi obsesivamente para ser el mejor y conseguir el sueño de su vida: llegar a ser campeón del mundo de motociclismo.

Este sueño se truncó en la curva 12 del GP de Catalunya, en el asfalto donde había debutado en el Mundial.

Temas relacionados: ,
Volver arriba