SPORTYOU

Archivo
10 de agosto de 2020 10/08/20

Opinión

Opinión

Luis Enrique y La Escalerona


  • 05 de abril
    de 2017
  • Ricardo Rosety

A los pies del Náutico, vigilada por la Iglesia de San Pedro y bañada por el Cantábrico. Allí está La Escalerona. No es ni la primera ni la última de las 25 escaleras que componen la Playa de San Lorenzo. Ni siquiera está en mitad del paseo. Es la 4. La más grande. En la que lucen las banderas esperando que sople el nordeste, su termómetro, su barómetro y su reloj. La más monumental de todas las escaleras. Así que no fue difícil ponerle nombre. Porque en Gijón existe El Molinón como el campo más antiguo del fútbol español, la Iglesiona, la Acerona, la Casona, las Letronas, la Mareona y hasta la Semanona, que se ha popularizado como la Semana Grande de Gijón. Sí, en Gijón todo es a lo grande. Sin medias tintas.

Por cualquiera de esos lugares podrán encontrarse a Luis Enrique a partir del 30 de junio, aunque la Escalerona sea su punto de encuentro. Allí ha elegido pasar los primeros meses de su año sabático. Si es que es un año. Porque en la víspera del partido ante el Sevilla le puso inicio a su retiro momentáneo, pero no desveló si ya ha pensado en la caducidad de sus vacaciones. Si Monchi le quiere para su proyecto, tendrá que ir allí a convencerlo después de disfrutar de un culín de sidra. Porque tampoco le imaginen meditando con un daikiri bajo una palmera en la playa. El Cantábrico es un mar bravo donde hay obligación de estar atento a las mareas para que las olas no te pillen en la toalla. Y puede que eso vaya con el carácter.

Queda por saber si su futuro está en la Liga española o en otra de las grandes competiciones que hay en Europa, después de sus experiencias previas en Vigo y Roma. “¿Dónde voy a estar mejor que aquí?”, se preguntó tras asegurar que se marcha feliz del Barcelona. En pleno año sabático tras su regreso de Italia aseguró en la Televisión autonómica de Asturias (TPA) que está “seguro” de que va a entrenar al Sporting: “No sé cuando, pero estoy seguro de que algún día lo entrenaré”. Y no negó que le gustaría entrenar a la selección española antes de que Vicente del Bosque le dejase paso a Julen Lopetegui. Sporting y la Selección. No parecen malas opciones atendiendo siempre a unas elecciones muy sentimentales, porque parece muy complicado dar un salto de calidad viendo lo que ahora deja en el Camp Nou. Y con tres opciones de título pendientes. Lo que es seguro es que volverá a lo grande. Pensando en La Escalerona como retiro vacacional no podría ser de otra forma.

Temas relacionados: ,
Volver arriba