Archivo
18 de septiembre de 2018 18/09/18

Opinión

Opinión

Luis Enrique en el laberinto de la prensa


  • 13 de septiembre
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Había expectación con el debut de Luis Enrique Martínez como seleccionador nacional. Y la verdad es que no le ha ido nada mal al técnico. Dos victorias ante rivales de enjundia: Inglaterra, cuarto del último Mundial; y Croacia, subcampeón del mundo. El triunfo sobre los croatas, además, ha sido alabado por todo el mundo, tras la actuación coral de la selección española.

Pero ni siquiera estas dos victorias le han servido a Luis Enrique para quitarse de encima los prejuicios de unos medios de comunicación ansiosos de triturar a un entrenador al que nunca llegó a tragar, sobre todo la de Barcelona, que no le ha perdonado aún sus continuos desplantes en su etapa del FC Barcelona. Ahora, tiran con bala al seleccionador y será criticado por cualquier cosa que haga. En esta convocatoria, criticado por llevar a seis jugadores del Real Madrid y a dos del Barça.

El sumun llegó en la conferencia de prensa tras el partido ante los croatas. La primera pregunta: “¿crees que has roto barreras alineando a seis del Madrid?”. Otra más: “Ha quitado a Busquets y no había ningún jugador del Barcelona entre los once que han terminado el partido”. Patético, lamentable, casi humillante. Por suerte para el aficionado, Luis Enrique no ha cambiado. Sigue siendo el mismo que estaba por encima de las chorradas que le preguntaban: “Pues no reparo en mirar si son jugadores del Madrid o del Barcelona o del equipo que sea. Para mí todos son futbolistas de la Selección española. No son seis jugadores del Madrid, son seis jugadores de la Selección española. No quito a un jugador del Barcelona. Quito a un jugador de la Selección española y pongo a otro también de la Selección. Todos llevan camiseta roja”.

Todos los que esperaban un batacazo de la Selección en estos dos partidos se tuvieron que volver a su casita con el rabo entre las piernas. Deberán esperar. Pero todo pinta a que lo mismo van a tener que esperar mucho. En Barcelona, todos esperaban su fracaso. Un triplete envió a todos a la cueva. Ahora, los mismos que se frustraron entonces, aguardan que el seleccionador no cumpla con sus objetivos para tirarse a su yugular.

De momento, Luis Enrique sonríe y la Selección española, también. Los críticos lo lamentan. Sus preguntas lo demuestran. Las respuestas del seleccionador los dejan en evidencia. Que así siga siendo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba