SPORTYOU

Archivo
22 de junio de 2024 22/06/24

Copa América 2016

Los suplentes de Argentina no tienen piedad de Bolivia

Argentina celebra ante Bolivia

Gerardo Martino decidió cambiar a medio equipo y Messi jugó la segunda parte ya con el partido resuelto. Sin mucha exigencia la albiceleste queda primera en el grupo con puntaje perfecto


15 de junio de 2016 Juan Camilo - Sportyou

Argentina logró una categórica victoria sobre la selección boliviana en el tercer y último partido de la fase de grupos de la Copa América Centenario. A la albiceleste le tomó 45 minutos liquidar a su rival y a media máquina pues ya tenía el primer puesto asegurado.

Durante los primeros cinco minutos del partido los bolivianos salieron a jugarle el partido a Argentina hasta que los gauchos decidieron tomar posesión del balón y durante todo el partido nunca lo soltaron. Tanto así que la posesión del balón estuvo a favor de los dirigidos por Gerardo Martino en 82% contra el 18% de los del altiplano que se desentendieron totalmente del balón.

El partido realmente se terminó a los 15 minutos de partido. Primero Erik Lamela con un tiro libre que rebotó en Yasmani Duk y se metió a los 13 minutos y poco después, a los 15 del primer tiempo, Ezequiel Lavezzi tras un rebote del portero Carlos Lampe sentenció el 2-0.

Argentina se dedicó a tocar el balón sin mucho afán. Los bolivianos entraron en el juego fuerte y su rival, ya con el grupo ganado, decidió mover el balón de lado a lado sin arriesgar demasiado. Con paciencia el debutante, Víctor Cuesta, anotó el tercero y el último gol.

Bolivia no tuvo más remedio que reventar el balón y deshacerse de él tan pronto pudiera. Durante los 90 minutos los gauchos lograron realizar 805 pases mientras que sus rivales tan sólo 80 pases entre ellos. La diferencia se dio gracias al incrementó que se vio cuando Lionel Messi y Biglia entraron al campo para la segunda mitad.

Messi no estuvo cómodo y se transmitió en el ritmo de ataque del equipo argentino, que encontró muchas menos opciones de remate en comparación a lo visto en el primer acto, si bien es cierto que esa segunda parte fue de trámite y la idea de los argentinos era no arriesgar.

Volver arriba