Archivo
15 de junio de 2019 15/06/19

Ciclismo

Los equipos, a punto

No hubo debacle. El minuto largo cedido ayer por Contador a la mayoría de sus principales rivales pero, sobre todo y a estas alturas de Tour, más importante, la rendición con la que Alberto entró en meta, en mitad de su grupo y con gesto torcido, no invitaban al optimismo con una CRE como siguiente […]


3 de julio de 2011 Daniel Cana - Sportyou

No hubo debacle. El minuto largo cedido ayer por Contador a la mayoría de sus principales rivales pero, sobre todo y a estas alturas de Tour, más importante, la rendición con la que Alberto entró en meta, en mitad de su grupo y con gesto torcido, no invitaban al optimismo con una CRE como siguiente etapa. Samuel Sánchez, en idéntica situación, al menos tiró en cabeza dando la cara, aunque cierto, esfuerzo con poco rendimiento en segundos.

La contrarreloj por equipos solo era de 23 kilómetros, pero la mitad de ellos se recorrían con viento de cara, dando oportunidad así a los grandes rodadores para su máxima expresión sobre la bicicleta. Saxo Bank perdió enseguida a Noval, Navarro y Hernández, los miembros del séquito de Contador, cuya especialidad en montaña y principal cometido de protección a su líder debería incluir un poco más de competitividad en el llano. Sin ella es difícil justificar la ausencia en el nueve de Gustav Larsson, por ejemplo. En cualquier caso, octavo puesto final y una actuación del grupo de Riis más que digna.

La realidad fue que entre el equipo ganador de la etapa, Garmin-Cervelo, y el decimoquinto, Liquigas, no se llegó al minuto de distancia. La prueba fue, eso sí, un magnífico espectáculo estético, que permitió ver detalles interesantes como la impecable posición aerodinámica de Wiggins, imperial dentro de la maquinaria del Sky. La ambición de Cadel Evans y el estupendo rendimiento de su equipo, segundo clasificado. Una mala curva de Eisel y del HTC que les pudo costar la victoria, de la que se quedaron pese a ello solo a cinco segundos. La potencia de Cancellara, en su terreno, realizando casi todo el recorrido en cabeza de su equipo y llevando a los hermanos Schleck sufriendo a cola pero dejándoles finalmente muy bien situados en meta. Y, por supuesto, los vencedores, el Garmin, un equipo en el que es difícil destacar al mejor rodador; salvo Vande Velde, el resto disfrutan acoplados y a relevos. Como consecuencia, con el mismo tiempo, al frente del Tour, quedan ahora David Millar, quien ya fue líder ¡en el año 2000! tras ganar un prólogo en Futuruscope, sancionado después y convertido ahora en arrepentido antidopaje y con ganas de ofrecer titulares a la prensa, y de amarillo, discutiendo con firmeza esa presunta maldición que cada año sufre el ganador del Mundial de ruta con su maillot arco iris, Thor Hushovd.

Andy Schleck aventaja ahora a Alberto Contador en 1′ y 37″. Demasiado tiempo para dos días de carrera, pero estimulante escenario para que no se hable de amistad ni de componendas sino de lucha en la carretera durante el resto del Tour. Si Andy está mejor que nunca, si Alberto continúa siendo el principal favorito, si Evans este año sí, si Wiggins ha perdido cuatro kilos respecto a su cuarto puesto en 2009, si los Radioshack son como un buen vino…¿se imaginan lo que nos espera?

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba