SPORTYOU

Archivo
15 de diciembre de 2019 15/12/19

Premier League

Agónico triunfo del Liverpool sin Coutinho ni Salah

Sin sus dos grandes estrellas por lesión y con un gran número de rotaciones por la acumulación de partidos, los reds vencen en Burnley con un gol de Klavan en el minuto 94 (1-2)


1 de enero de 2018 - Sportyou

Al Liverpool se le han escapado los tres puntos en el minuto 87 de encuentro frente al Burnley (1-1), en un encuentro que ha estado marcado por las numerosas ausencias del equipo red, en parte por un tema físico y en parte porque Klopp buscó dar descanso como consecuencia del alto número de partidos que se disputa en estas fechas. 

El técnico alemán hizo numerosas rotaciones, y el Liverpool jugó con un once totalmente alternativo. Evidentemente las bajas más relevantes fueron las de Salah y Coutinho, ambos fuera por lesión. El egipcio se retiró con molestias del último encuentro ante el Leicester City, mientras que el brasileño -aunque la prensa inglesa ha especulado mucho con su no convocatoria dado el interés del Barça en hacerse con sus servicios- sufría molestias en la ingle, o al menos eso es lo que afirmó el técnico alemán en la rueda de prensa previa al duelo.

El cuadro red notó mucho la ausencia de jugadores clave en el último tercio como Salah, Coutinho o Firmino -el brasileño fue suplente- y le costó bastante desbordar al ordenado conjunto de Sean Dyche. Lallana, que jugó como enganche en un 4-2-3-1, fue el jugador más destacado de un primer tiempo con escasas ocasiones, si bien es cierto que Solanke pudo hacer el 0-1, pero estuvo demasiado lento en el interior del área y un defensa le sacó el balón en el último instante, cuando se llegaba a la media hora de juego.

El segundo tiempo se movió en una línea parecida, pero finalmente apareció Sadio Mané para abrir el marcador. Alexander-Arnold -que estuvo a buen nivel ofensivo en el lateral derecho del Liverpool, siendo uno de sus jugadores más incisivos- ganó línea de fondo y metió la pelota al área. Sadio Mané se arriesgó a evitar un golpeo de cara de Oxlade-Chamberlain, y se sacó un disparo a la media vuelta de zurda que se coló con violencia en la meta defendida por Pope.

Tras el gol, el Burnley se estiró, y aunque no fue un constante acoso a la meta defendida por Mignolet, por simple empuje el equipo local generó varias ocasiones. El tanto del empate llegó en el minuto 87, después de que Vokes, que entró desde el banquillo, tocase la pelota con la cabeza para que Gudmunsson empujase en el segundo palo. Todo parecía perdido para el conjunto de Jürgen Klopp, hasta que en el último suspiro, en un balón parado, Klavan empujó en la línea de gol para poner el 1-2 definitivo y desatar la locura de la hinchada red desplazada a Turf Moor.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba