Archivo
16 de julio de 2018 16/07/18

Premier League

Kane amarga a un gigantesco Salah

Tablas entre Liverpool y Tottenham (2-2) tras un final de infarto, donde Salah hizo un gol mayúsculo y Kane falló un penalti y anotó otro


4 de febrero de 2018 - Sportyou

Liverpool y Tottenham han empatado (2-2), en un partido con un final de auténtico infarto, en el que el enfrentamiento entre Klopp y Pochettino pudo caer para cualquier lado, y que finalmente finalizó con reparto de puntos. 

Del choque, dadas las características de ambos equipos, podía vaticinarse su contexto. El Liverpool es un equipo muy intenso y que enfoca sus planteamientos a presionar bien al rival, y el Tottenham pretende salir jugando desde atrás y asentarse con la pelota en campo rival. Desde el comienzo, el encuentro se movió en esa línea.

Es cierto que al Liverpool se le puso todo muy de cara desde el primer momento, gracias al tempranero gol de Salah. El egipcio, que con los dos goles de hoy suma 21 en las 25 jornadas que van disputadas en la Premier League, se aprovechó de un mal pase de Dier para batir a Lloris con un disparo cruzado.

A partir de ese momento, el equipo de Klopp pudo jugar en un escenario que le favorece: robos y transiciones a gran velocidad a partir de sus tres atacantes. Salah, Firmino y Mané hicieron daño, y sólo la falta de precisión, especialmente del egipcio, en los últimos metros, provocó que los reds no ampliaran su ventaja.

El Tottenham, a partir de Dembélé, comenzó a saltar la presión del Liverpool en alguna ocasión, y fue algo que se acrecentó en la segunda mitad, donde los Spurs crecieron de forma notoria. Los cambios de Klopp, extraños por lo defensivo, no ayudaron a los reds, y el Tottenham fue capaz de empatar en el minuto 80 gracias a un fabuloso gol de Wanyama, que cazó una pelota suelta para sacarse un tremendo disparo que se coló por toda la escuadra.

El equipo de Pochettino siguió apretando, y en el tramo final tuvo su gran oportunidad para llevarse los tres puntos. Fue un penalti de Karius sobre Kane -que estaba en fuera de juego-, mal ejecutado por el delantero inglés, que lo tiró al centro. Karius no se movió y el alemán repelió el disparo.

A partir de entonces, locura en Anfield, que vivió un final de partido completamente frenético. En el tiempo de descuento apareció Salah para hacer un gol de bandera, marchándose de varios jugadores del Tottenham y marcando un excelente tanto ante la salida de Lloris. Klopp se volvió loco sobre la banda, pero el encuentro dejó reservado un episodio final para amargar la celebración del alemán.

Van Dijk -que había jugado a altísimo nivel- golpeó dentro del área a Lamela, y el línea señaló un penalti que, esta vez sí, transformó Harry Kane con una buena ejecución, cerrando un encuentro absolutamente trepidante con tablas en el marcador.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba