Archivo
19 de mayo de 2019 19/05/19

Opinión

Opinión

Lionel Messi y las trampas


  • 31 de enero
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Miro, remiro, vuelvo a mirar. Lo mire por donde lo mire siempre llego a la misma conclusión. Pero debemos ser unos pocos los que miramos y no vemos lo que la gran mayoría quiere hacernos ver. Lo digo alto y claro: No hay penalti sobre Messi. He visto la jugada en directo y en las escasas repeticiones que pusieron posteriormente, y no entiendo cómo después de ver la repetición, que es clara y meridiana, todavía hay gente que puede decir que Promes toca a Messi. Messi le pega una patada al suelo y luego se tira. Y el árbitro a cuatro metros. Esto es lo más flagrante y denigrante de todo, que el árbitro estaba a cuatro metros y pitó penalti.

Estamos llegando a unos extremos tales, que cada tres días nos encontramos con un escándalo que el VAR no subsana. El de ayer hubiera sido muy sencillo arreglarlo, pero no quisieron. He escuchado cosas increíbles, como, por ejemplo, que Messi no se tira nunca, que por eso cae de esa forma tan exagerada. Pues yo digo que Messi, en este encuentro contra el Sevilla FC se tiró y engañó al árbitro, al árbitro del VAR y a todo el fútbol español.

Porque decir que Messi no se tira nunca es como decir que Messi no mete goles con la mano. Es mentira. Y aquí sólo comentaré lo que se ve en el campo o lo poco que nos enseñan en la televisión. De lo que se dice, se comenta y se rumorea por ahí no diré nada. Messi ayer se tiró, el árbitro pitó penalti y nadie se lleva las manos a la cabeza. Messi metió un gol con la mano, el árbitro lo validó, el Barcelona a punto estuvo de ganar una Liga por eso y tampoco nadie se escandalizó. Messi vomita en medio de un partido y nadie se pregunta por qué. Messi se saca algo de la media, se lo toma y nadie se cuestiona. Messi insulta a un árbitro asistente y no pasa nada. Messi se encara con el colegiado de turno, le coacciona y se va de rositas.

Vamos a ser diáfanos con Messi. Sin duda, es el mejor jugador de su tiempo, puede que el mejor de todos los tiempos, que cuando se pone juega como los ángeles, pero eso no quita para que se denuncie su actitud en determinadas ocasiones. Messi es un referente mundial en el mundo del fútbol y en otras facetas de la vida. El partido ante el Sevilla lo vieron un montón de niños, cuyo ídolo es Messi. Y esos niños vieron cómo Messi le pegó una patada al suelo, se tiró y el árbitro le pitó penalti. Cuando ellos hagan lo mismo en el partido de este fin de semana o del que viene y el árbitro de turno les diga que no se tiren, esos niños pensarán que a Messi si le pitaron penalti y a nosotros no, ¿por qué?

Lo que hizo Messi el miércoles en el Camp Nou en la vuelta de los cuartos de la Copa del Rey es de mal compañero y de mal deportista. De mal compañero, porque perjudicó con su actitud a los jugadores del Sevilla; de mal deportista, porque engañó al árbitro. En su conciencia quedará, porque las trampas un día se le volverán en contra. Y de los fingimientos de Busquets ya hablaremos otro día.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba