Archivo
21 de octubre de 2018 21/10/18

Opinión

Opinión

La Liga también es de Ernesto Valverde


  • 30 de abril
    de 2018
  • Ricardo Rosety

Ya sé que es la Liga de Leo Messi. Cualquier título de un equipo en el que juegue el argentino le tendrá como razón principal de su éxito. Obvio. Ni se le pretende restar mérito con este titular ni se deforma una realidad que nadie discute. Lo bueno que le pasa al FC Barcelona llega con el brillo de Messi. Y si el argentino no aparece, el desenlace es diferente. Pero partiendo de esta base, y más en el contexto de este Barça, la Liga tiene un claro vencedor: Ernesto Valverde.

El técnico de Viandar de la Vera regresó esta temporada al Barcelona y se encontró con un panorama insólito. Un club convulsionado por la marcha de Neymar, con 222 millones de euros listos para invertir delante de ávidos vendedores que no iban a aceptar un precio asumible por cualquiera de sus estrellas y una plantilla de futbolistas que pedían la llegada de refuerzos para competir a la altura de las exigencias. Y más después de reconocerse inferiores al Real Madrid tras la Supercopa de España. No había comenzado la Liga, y la sensación de dominio del equipo de Zidane era tal que se pensaba en una temporada de transición. Hasta en años de transición. Incluso, en el sorteo de la fase de grupos de la Champions League en Mónaco, al Barcelona se le incluía en el segundo escalón de favoritos por detrás de equipos como el propio Real Madrid, Manchester City, PSG, Bayern de Munich o Juventus.

Desde ahí, Ernesto Valverde miró hacia adelante. Con su discurso y su sentido común fue cerrando la herida, y con los primeros resultados pareció ganar tiempo. No era así. Supuso poner en marcha el contador de una ventaja que propició un Clásico en diciembre con sabor a primer ‘alirón’. Gestionó la plantilla con pocos descansos pero siempre con la seguridad de que sería suficiente. Es cierto que Roma será su borrón. Cuando en Barcelona se empezaba a pensar seriamente en el triplete, impensable en agosto, llegó el peor partido que se le recuerda a los azulgrana. Con ventaja en la eliminatoria, sin capacidad de reacción, sin alternativas y con sensación de eliminación justa. Hizo mucho daño. Y Valverde era el señalado por encima de los jugadores o cualquier dirigente del club. Y puede que sin que falte algo de razón.

El Barça ya tiene la Liga. Y la Copa del Rey. Le sabe a poco, pero a Valverde le deja satisfecho. Le ha podido faltar brillo a su fútbol, pero le ha dado contundencia. Ha retocado el estilo, pero le ha dado para un doblete. Ha encajado la exigencia, aún cuando en agosto no había orden de títulos. Y lo ha hecho siempre con un tono bajo, que puede parecer secundario, hasta cuando supo que dudaban de él. Le encanta la fotografía, y la de su primera temporada tiene dos títulos y un camino recorrido mucho más empinado del que parece. Él no reclamará mérito, pero lo tiene. Por eso me parece más importante subrayar que la Liga también es de Ernesto Valverde. Con Messi, Iniesta, Piqué, Suárez y compañía, pero con su mando. Y en este Barca es ya es mucho.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba