SPORTYOU

Archivo
5 de diciembre de 2019 5/12/19

Pilotos

Las pesadillas que atormentan a Lewis Hamilton

Lewis Hamilton piensa en Malasia

El británico pasa su mayor crisis de rendimiento y confianza de los últimos años y se escapan sus opciones de conquistar su cuarta corona mundial.


3 de octubre de 2016 David Sánchez de Castro - Sportyou

El estallido de Lewis Hamilton tras el GP de Malasia no es más que un síntoma de un mal mayor: no está teniendo su año. Suena irónico decirlo de un piloto que ha logrado ocho poles y seis victorias en este 2016, pero si gana el Mundial (algo que, ahora mismo, tiene a 23 puntos) no será con la solvencia de temporadas anteriores.

Hay muchos pensamientos que rondan en la cabeza del tricampeón del mundo, pero se pueden resumir en cinco aspectos, no excluyentes entre sí, que están atormentando a un Hamilton cuya fortaleza mental se está resquebrajando:

1. Cambio de su equipo de mecánicos

Durante la pretemporada, en Mercedes decidieron hacer un cambio de cromos entre los mecánicos de Rosberg y los de Hamilton. El británico, pese a que estaba muy a gusto con ellos, aceptó a regañadientes, pero conforme avanzó la temporada observó una falta de comunión total. Desde el equipo se han apresurado a calmarle, pero el tricampeón no lo acepta: quiere a su gente de vuelta. Rosberg, obviamente, se niega.

2. Nuevo sistema de embrague

Una de las novedades normativas de este 2016 fue el nuevo sistema de salida. Por resumir, el nuevo embrague cuenta con menos ayudas externas y obliga a los pilotos a tirar de reflejos para salir bien. Hamilton ha fallado en, al menos, cinco arrancadas, lo que le obligó a remontar desde atrás. No le acaba de coger el ‘truco’ a este nuevo sistema.

3. Un Rosberg en estado de gracia

El bajón de Hamilton es causa y, a la vez, consecuencia del subidón de Rosberg. El piloto alemán nunca había logrado tantas victorias en un año (lleva 8) y la estadística está de su lado: nadie que haya ganado tantas carreras ha perdido un Mundial. La paternidad ha calmado esos ataques de ira que tuvo el alemán en 2014 y 2015 y que, a la postre, jugaron a favor de Hamilton.

4. Una vida díscola

Aunque Hamilton dice que sus juergas y vida fuera de la pista no le afectan, son muchas las voces que ponen el punto de mira en este aspecto. Mientras gane, puede salir todo lo que quiera, pero si en este 2016 no se corona, le van a llover las críticas por este aspecto.

5. Presión de Red Bull

Si hay un equipo que ha demostrado en la última década que siempre está ahí, como un zumbido en el oído de Mercedes, ese es Red Bull. La escudería de las bebidas energéticas ha vuelto por sus fueros y, especialmente en esta recta final de campeonato, se ha convertido en la alternativa a Mercedes. La ventaja de Rosberg y Hamilton con Ricciardo y Verstappen se ha reducido hasta el punto de que, al mínimo fallo, ya no tienen colchón de seguridad frente al australiano y el joven holandés.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba