SPORTYOU

Archivo
25 de septiembre de 2021 25/09/21

Opinión

Opinión

Leonardo, me río por no llorar


  • 25 de agosto
    de 2021
  • Iñaki Cano

Me hace mucha gracia cuando salen a la palestra los abogados de pleitos pobres como es el caso del empleado del mes, Leonardo Nascimento de Araujo, director deportivo del PSG y portavoz a cambio de unos petrodólares. Me río por no llorar cuando le he escuchado hablar de ilegalidades o incorrectos comportamientos del Real Madrid y de su presidente Florentino Pérez por la oferta y anteriores reuniones mantenidas con la familia de Kylian Mbappé.

Es curioso que el director deportivo del PSG acuse a un club de meterse donde no le llaman antes de tiempo como si el propio Leonardo o el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, estuvieran limpios de toda culpa en otras negociaciones que han realizado para el club del Emir de Qatar, Tanim Ben Hamad Al-Thani, que por cierto es otro que también baila con comportamientos ‘correctos’ durante la construcción del Mundial 2022 y otros menesteres. Si no me creen pueden darse una vuelta por Doha y preguntar a los trabajadores de los estadios por las correctísimas condiciones en las que se encuentran.

Habla Leonardo y el presidente del PSG de comportamientos y de estrategias como si el funcionamiento del club parisino fuera impoluto a lo largo de los años en los que los dueños llegaron al Parque de los Príncipes. Desde su llegada al fútbol internacional se saltan las normas de la UEFA y de la FIFA haciendo de su capa un sayo o para que lo entiendan ustedes, obrar según les apetezca y al libre albedrío con la autorización y la vista gorda del presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin o de Gianni Infantino, presidente de la FIFA que también mira hacia otro lado permitiéndole al Emir de Qatar hacer lo que quiera por el ¿bien del fútbol mundial? y por la Copa del invierno del año 2022.

Nos quedan siete intensos días de tiras y aflojas en el asunto de Kylian Mbappé, pero las cartas ya están sobre la mesa y al descubierto aunque de los ‘tahúres’ nunca te puedes fiar porque son como los astados que hasta el rabo, son toros que te pueden voltear cuando pensabas tener las dos orejas y el rabo cortado. Por eso, estimado Leonardo Nascemento do Araujo, entendiendo la defensa de tu sueldo ante el Emir, pero deberías medir tus movimientos en ésta partida de póker en la que estás sentado detrás de la silla de los que de verdad juegan la partida. En éste duelo de titanes, eres como el guardaespaldas de Doyle Lonnegan en El Golpe, que le tapaba y disimulaba hasta las trampas al solitario que se hacía el mafioso de su jefe.

Pase lo que suceda antes o después del cierre del mercado de fichajes, Leonardo y su presidente Al-Khelaifi han quedado más que retratados. Sus reiteradas negaciones con miradas altaneras por encima del hombro a quienes les preguntaban por una posible salida de Mbappé, se les ha vuelto y ahora han quedado con sus sendas regiones sacrocoxígeas al aíre porque los que de verdad toman las decisiones, son los que tienen el poder en forma de millones de petrodólares o de las gónadas del que ha decidido cambiar muchos, muchos, muchos millones por menos millones y que quiere ser cabeza de ratón en el nuevo estadio Santiago Bernabéu, que la tercera pata del león del Parque de los Príncipes de París.

Volver arriba