Archivo
19 de junio de 2019 19/06/19

Opinión

Opinión

¿Quién le debe un Mundial a quién?


  • 11 de octubre
    de 2017
  • Andy Stalman

Eran las seis y media de la tarde en Ecuador cuando el arbitro indicó el comienzo del último partido eliminatorio de la Conmebol para Argentina. Sólo le valía ganar. Venía cabizbaja, sin goles, sin moral, sin fútbol… pero con Messi. A los cuarenta segundos del primer tiempo, en una jugada inédita (pared con la cabeza), Ibarra la mandó adentro y Rusia se veía más lejana que nunca. Había que sumarle a la altura ir perdiendo 1 a 0 casi desde el vestuario. Pero en la noche de Quito la magia de Messi volvió a brillar. Primero, un gol con el exterior de la zurda en una pared rápida con el Fideo Di María. El segundo fue entero de él. Robo de balón en la puerta del área ecuatoriana, acomodar la pelota para la zurda, sacándola un poco a la izquierda, y zapato al ángulo para el 2-0. El tercero ya fue la locura: una delicada vaselina haciendo equilibrio en un pie y asegurando el pasaje al Mundial 2018. Ahora mismo no vale la pena discutir si Enzo Pérez o Salvio son titulares. Ni porque la artillería argentina en Europa, salvo Messi, no la mete con la albicelete. La lista es cada vez mas larga: Higuaín, Agüero, Icardi, Dybala, el Papu Gómez, o el romperredes de Boca, Benedetto. Quizás tampoco sea el momento de hablar de la AFA, la organización del fútbol argentino, y de su futuro. Porque esta noche toca celebrar que el mejor jugador del mundo irá al Mundial (como su némesis futbolística, Cristiano Ronaldo). La nube de periodistas rodeó al ’10’ para preguntarle por sus impresiones del partido, a lo que el capitán respondió: “Gracias a Dios, cumplimos el objetivo”. Claro que sí: gracias a Leo Messi, Argentina cumplió su objetivo.

Escribía en Twitter Julio Maldonado‏ que “Argentina ya sufrió mucho para ir a México 86. Luego lo ganó. Tenían a Maradona. Ahora tienen a Messi. Ojo”. Lo cierto es que si Argentina logra por fin estabilizar una idea, conformar un equipo que trabaje junto y con tranquilidad, lo de Rusia no es ninguna utopía. Seguro que muchos pensarán que, con el nivel demostrado por España, Alemania o Brasil, las chances de Argentina disminuyen, pero de sobra sabemos que los Mundiales son especiales y no necesariamente los gana quien llega mejor. Nunca olvidaremos la clasificación para el Mundial 2002, cuando Argentina arrasó… y luego se volvió a casa en primera ronda. Tampoco olvidaremos cómo llegamos a aquel inolvidable Mundial de México 86, en que casi nadie creía que Maradona acabaría levantando la Copa de campeones del Mundo en el Estadio Azteca.

Para Maldini y para muchos más, la historia podría repetirse. Entre esos muchos está el técnico de la selección argentina, quien dijo al acabar el partido en Quito que “Messi no le debe un Mundial a Argentina, el fútbol le debe un Mundial a Messi”. El fútbol es caprichoso y, precisamente por ello, el año que viene quiera ayudar al mejor jugador del mundo a que su selección también lo sea.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba