Archivo
21 de octubre de 2018 21/10/18

Opinión

Opinión

El discurso del Rey


  • 05 de octubre
    de 2018
  • Ricardo Rosety

Le hemos visto dar discursos en el campo convertidos en exhibiciones futbolísticas. Pero nada más terminar el partido, Leo Messi cogía el balón del partido y se marchaba al vestuario botándolo como si se hubiera terminado el recreo y la pelota debía volver a su mochila. Así de sencillo. Hablaba con la selección argentina pero no en Barcelona. El mensaje del vestuario siempre salía por boca de otro. Ahora ha cambiado su rol. Messi se ha convertido en primer capitán, es el líder indiscutible en todas sus facetas, y debía demostrarlo más allá del césped. Los discursos de Xavi o Iniesta ahora le pertenecen porque son inseparables del brazalete, por lo que es él quien tiene que salir del terreno de juego como cabeza visible del vestuario del Camp Nou.

Atendió la entrevista de Catalunya Radio con el inicio de la Liga y ya se le vio con otra predisposición. Nada más terminar el partido ante el Athletic dio el paso al frente que da un capitán para abordar los problemas de este Barcelona. Tranquilizó con sus palabras, le dio aire a Valverde, ensalzó el valor del equipo porque entiende que el Barça no depende de un sólo futbolista. Y eso que es él. Esta vez se la puso Luis Suárez nada más terminar el encuentro, y él apostilló un mensaje que agradece más que nadie su técnico. Después de ver su exhibición física y futbolística, nadie repara en el beneficio que le ha podido ocasionar su rotación ante el Athletic, porque el partido de Londres fue muy exigente.

Después de un mensaje tranquilizador y reparador, Messi dibujó uno de los mejores partidos de su carrera en un escenario icónico para el fútbol y para el barcelonismo. Su actuación le sirvió para ser nominado como ‘Man of the match’, galardón que obliga al protagonista a atender a los medios de comunicación. Su brazalete de capitán, el resultado positivo del mensaje el sábado y la nominación tras sus dos goles y un partido de leyenda le colocó de nuevo antes las cámaras de televisión. Y volvió a decir que sí. Fue natural, tranquilo después de estar exhausto y con otro mensaje claro refiriéndose a su deseo de ver el Trofeo de la Liga de Campeones otra vez en el Camp Nou: “La Champions es la frutillita del postre. Igual mi mensaje se entendió mal… Hay que estar bien en LaLiga para estar bien en la Champions. No vamos a dejar de lado ninguna competición”. Ahora, además de lo que hace, también importa lo que dice. No es un discurso cualquiera. Habla Messi.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba