Archivo
17 de diciembre de 2018 17/12/18

Opinión

Opinión

Leña al mono, que es de goma


  • 07 de junio
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Twitter, esa fuente inagotable de sabiduría, vomita cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo, bilis, veneno y mala baba en cantidades industriales. En los últimos tiempos se ha cebado de forma desmesurada, injusta y denunciable con Sergio Ramos. De hecho, la campaña contra el jugador del Real Madrid es tan desorbitada que hasta el propio club blanco ha tenido que salir al paso ante tanta calumnia.

Todos los que hablan y opinan acerca de Sergio Ramos no conocen al capitán del Real Madrid. Sergio será lo que quiera el mundo que sea, pero no es una mala persona y, conociéndolo como lo conozco, jamás iría a hacer daño a ningún compañero. Es verdad que es el jugador más amonestado de la historia de la Liga. También es el jugador más expulsado de la historia de la Liga. Son hechos irrefutables e irrebatibles. No hay discusión. Sin embargo, de su etapa en el Sevilla FC, Sergio no fue expulsado nunca. Y en sus más de ciento cincuenta partidos con la Selección española, tampoco ha sido expulsado nunca. No quiero decir que a Sergio se le mire diferente cuando juega en el Madrid, pero sí se le observa con lupa en España y como a uno más en Europa y con la Selección.

La campaña contra Sergio Ramos me parece, cuanto menos, ridícula. Se pretende con todo esto desprestigiar la tercera Copa de Europa del Real Madrid. El conjunto blanco fue justo vencedor. Lo fue porque fue superior y porque marcó tres goles por uno de su oponente. Se culpa a Sergio Ramos de la lesión de Salah, pero en las imágenes se aprecia que el egipcio es el que agarra primero al madridista. Lo demás es un lance del juego. También se lesionó Dani Carvajal y su baja pasó muy inadvertida.

Sorprende que haya salido ahora que el portero del Liverpool, Loris Karius, sufriese una conmoción en un lance con Sergio Ramos. Es verdad que el capitán blanco choca con el meta alemán, pero también es cierto, y nadie dice nada al respecto, que a Sergio Ramos lo empuja un jugador del Liverpool, arrojándolo contra el portero. Por lo tanto, lance involuntario. Entiendo que si un jugador no se encuentra en condiciones de jugar, lo lógico sería pedir el cambio y dejar el puesto a un compañero en perfecto estado. Sin embargo, Karius continuó sobre el terreno de juego. Supongo, entonces, que su error en el primer gol fue por encontrarse en estado de shock. También entiendo que su cantada en el tercer tanto blanco asimismo fue por estar todavía bajo los efectos del golpe con Sergio Ramos.

He leído informaciones y visto vídeos sobre Karius y, la verdad, no le dejan en muy buen lugar al portero alemán. Sobre todo, me llama la atención, como jugada muy reciente, un disparo de Kolarov en el partido de vuelta de la semifinal entre la Roma y el Liverpool. Un tiro muy parecido al de Gareth Bale y que Karius se comió con patatas como se comió el del galés. Nadie dijo entonces que estaba conmocionado.

La campaña del antimadridismo contra Sergio Ramos queda retratada por sí misma, por insustancial y por vacua. Ellos siguen ladrando y el capitán blanco levantó la Copa de Europa, la tercera consecutiva que levanta. Para todo lo demás, que miren su palmarés. Es la mejor forma de callar bocas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba