SPORTYOU

Archivo
12 de diciembre de 2019 12/12/19

Champions League

El Atlético de Madrid, con sufrimiento a semifinales

Empató con el Leicester (1-1) con un golazo de Saúl en un partido que padeció más de la cuenta en la segunda parte


18 de abril de 2017 - Sportyou

El Atlético de Madrid se clasificó para las semifinales de la Champions League al empatar a un tanto contra el Leicester. Hizo valer el tanto del Vicente Calderón, pero pasó más apuros de la cuenta.

Simeone montó un once con mentalidad conservadora con la inclusión de Giménez en el medio del campo para echar una mano a Gabi y, de paso, fortalecer el juego aéreo, donde los ingleses son muy fuertes. Con este reparto de piezas, el Atlético desarrolló un partido con mucho control en el medio del campo a la espera de cazar algún contragolpe con la velocidad de Griezmann, único punta para este choque.

Pronto se le pusieron bien las cosas a los rojiblancos. Para empezar no hubo arreón inicial del Leicester, minutos que siempre son temidos por los equipos visitantes. Al contario. Los ingleses salieron al campo con mucho respeto, sin prisas, como si esperasen igualar la eliminatoria en una jugada cualquiera. Pero el Atlético no es un equipo cualquiera.

Al contrario, el Atlético ya sabe muy bien manejarse en estas situaciones. Fue poco a poco ganando metros al rival hasta que cerca de la media hora hizo el tanto de la tranquilidad. Saúl remató de cabeza, de manera cartesiana, un centro desde el costado izquierdo al que Schmeichel no pudo dar respuesta. Un tiro, un gol, una efectividad que no alcanzó Vardy minutos antes cuando su disparo se marchó alto.

El tanto dio mas tranquilidad al Atlético, que alcanzó el descanso con esta renta. En la segunda parte, el Leicester modificó el dibujo. Metió tres centrales y acumuló gente en el medio del campo. Este empujón dio sus frutos y Vardy empató el partido y el Atlético sintió el miedo. Tenía dos goles pero sudó la gota gorda para salir ileso del vendaval que montó el rival

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba