Archivo
22 de abril de 2019 22/04/19

Opinión

Opinión

Las urgencias engullen al Real Madrid


  • 04 de enero
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Volvía el Real Madrid a la cruda realidad de LaLiga, ese espejo que, jornada tras jornada, le tira la cruel verdad a la cara. Y, por supuesto, que se topó con esa realidad que domingo tras domingo enfurece a sus aficionados y que va dejando jirones de prestigio por el camino. No hace mucho tiempo, el Madrid peleaba las ligas hasta el final. No en vano es el equipo español con más títulos ligueros. Treinta y tres Ligas se exhiben en el museo del estadio Santiago Bernabéu.

LaLiga era el torneo favorito del Real Madrid. Ahora las tornas han cambiado. Tres Champions League consecutivas (cuatro en cinco años) vuelven loco a cualquiera. Pero la realidad siempre te llevará de nuevo al suelo. Para los más jóvenes, y también para algunos futbolistas que se piensan que esto será siempre así, recordarles que entre ‘la Sexta’ y ‘la Séptima’ pasaron treinta y dos años de larga sequía. Y desde ‘la Novena’, la del gol de Zinedine Zidane, a ‘la Décima’, la del gol de Sergio Ramos, pasaron otros doce años, con un lustro completo cayendo en octavos de final. Ahora, en esta época de bonanza en Europa, parece que todo se fía a la Copa de Europa. Y eso es un error. Ya lo dijo John Toshack: “LaLiga es el pan y la mantequilla. Nuestro día a día”.

Y la cruda realidad de LaLiga apareció de nuevo en el estadio de la Cerámica. Un Madrid muy gris se quedó a siete puntos del líder y pone muy difícil el título. A mí me da la impresión que Solari tiene ganas de hacer cosas, pero no se atreve. Tiene ganas, por ejemplo, de quitar a Modric del equipo. Tiene ganas también de quitar a Kroos. Me parece que le tiran más los jóvenes que los veteranos y si por él fuera alguno de los que tienen derecho de pernada se iría al banquillo o a la grada. Ante el Villarreal tuvo una buena oportunidad en el descanso, con la decimocuarta lesión de Gareth Bale. Ahí pudo haber sacado a Vinicius, pero no se atrevió. Creo que Solari debería ser mucho más valiente, porque, y a pesar de haber firmado hasta el 30 de junio de 2020, seguramente no siga como entrenador del Real Madrid, a no ser que gane uno de los títulos gordos. Ya se sabe: o Liga o Champions.

Pero eso no llegará si ahora en enero no se solucionan algunos problemas que el conjunto blanco padece y que, entiendo, los técnicos estarán trabajando para subsanarlos. El Madrid necesita con urgencia un delantero centro. Un depredador del área que marque goles. El Madrid sufre una alarmante falta de gol. El Madrid ha perdido gol con la marcha de Cristiano Ronaldo, eso es incuestionable, y debe solucionar ese problema más pronto que tarde. Porque no sólo es la falta de gol. También es la falta de juego. El Madrid genera poco, muy poco juego. Aburre hasta al aficionado más acérrimo.

Creo que ahora llega la oportunidad de reforzar al equipo, si es que se quiere aspirar a cotas más altas. No seré yo solo el que lo piensa. Es una obviedad que no admite discusión. ¿Los refuerzos? No sé cuáles deben ser, pero está claro que un delantero que meta goles y un centrocampista que mueva al equipo. Si lo consigue, habrá alguna posibilidad de acabar la temporada con algún título; de lo contrario, esas urgencias terminarán devorando a un equipo que ahora mismo no termina de encontrarse.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba