Archivo
15 de junio de 2019 15/06/19

Opinión

Opinión

Las mujeres sólo tienen una labor en el deporte


  • 10 de junio
    de 2009
  • Raúl Gil

“Las mujeres sólo tienen una labor en el deporte:
coronar a los campeones con guirnaldas”

Si Bibiana Aído, ministra de Igualdad (“miembros y miembras”) leyera esta frase, montaría en cólera. No sólo por lo que dice, sino también por quién la dijo: el barón Pierre de Coubertin (1863-1937), fundador del olimpismo.

Muchos años han pasado desde que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el papel de la mujer en el deporte era residual, casi nulo. Pero ni las tres finales consecutivas de la española Lilí Álvarez en Wimbledon en los años 20 ni llegar tres veces a semifinales en Roland Garros en los años 30 han servido para que el papel de la mujer en el deporte español sea valorado en su justa medida.

Aún con reminiscencias machistas, a las deportistas se les trata como ‘postizas’: no se las excluye, pero tampoco se las incluye completamente. Se las deja estar pero sin… ¿molestar? Le preguntaba un día a la actual vicepresidenta del COE y bicampeona olímpica, Teresa Zabell: “¿Por qué las deportistas españolas no son más protagonistas en la prensa?”. Su contestación venía a decir que el deporte femenino, según algunos, no era mediático: “Un director de un periódico deportivo me dijo que si ponía a una mujer en portada, ese día vendía menos”, respondía la regatista.

¿La culpa es del director de ese periódico por querer que su empresa (no nos olvidemos que los periódicos son empresas y, como tales, buscan sus beneficios) venda más ejemplares? Parece que la respuesta es que no. ¿La culpa es de las deportistas? Parece que la contestación en este caso también es negativa. Por suerte, tenemos innumerables deportistas que están en la élite continental y mundial en sus especialidades. Entonces, si la culpa no es de la protagonista, ni del mensajero, ¿de quién es la culpa?

Siempre queda “el Gobierno” (sea del color que sea) para echarle la culpa. Pero en este caso algo de realidad sí que puede haber en achacarle al Ejecutivo esa falta de valoración del deporte femenino en nuestro país. Deben ser desde las instituciones públicas quienes realicen ese primer impulso para que nuestras chicas sientan que lo que hacen es reconocido por el resto (en el plano económico e informativo).

Tengo dos anécdotas que ejemplifican lo poco que se conoce y valora a las deportistas españolas:

a) En una clase que impartí a alumnos de un Máster en Periodismo Deportivo, por tanto, futuros periodistas deportivos, les pedí que me dijeran diez deportes y que me pusieran un deportista español y una deportista española de cada uno de esos diez deportes. Tanto el deportista chico como la chica debían ser actuales. La conclusión que obtuve fue desoladora: no conocen a casi ninguna deportista española y las que conocen son por causas, en muchos casos, extradeportivas (noviazgos, matrimonios, físicos espectaculares, etc.).

b) El pasado verano presenté los informativos de deportes del fin de semana en Onda Cero. Mi debut en el mes de julio fue abrir el informativo con la noticia más importante, a mi juicio, que tenía ese día: la final del Campeonato de Europa de Waterpolo femenino en que España se había clasificado de forma histórica por primera vez. Hubo algún compañero que me tildó de “loco” por abrir con esa noticia, pero para mí era ‘la’ noticia.

Podría enumerar más episodios sobre este asunto, pero todos girarían en torno a la misma moraleja: el deporte femenino necesita ayuda. Sentía envidia de un país tan cercano como Portugal donde la posiblemente mejor triatleta del mundo, Vanessa Fernandes, era, según me comentaba su representante, casi tan conocida como el futbolista Cristiano Ronaldo. ¿Qué deportista española podría compararse con los más conocidos entre los nuestros? (Nadal, Alonso, Gasol, Casillas, Lorenzo, Pedrosa, etc). La respuesta es bien sencilla: ninguna.

Queralt Castellet, Gisela Pulido, Gemma Mengual, Mireia Belmonte, Blanca Gil, Amaya Valdemoro, Marta Domínguez, Vivi RuanoAnabel Medina, Marta Mangué, Tania Elósegui (reciente ganadora del ABN AMRO del Circuito Europeo y que se ha quejado tras su victoria de “la falta de cobertura en los medios del golf femenino”) etc. están entre las mejores deportistas europeas y -en algunos casos- mundiales, pero en su propio país no reciben la atención que merecen… hasta ahora. Seguro que pronto habrá más igualdad entre los dos sexos, ¿verdad, Bibiana Aído? Una feminista convencida como Lilí Álvarez se lo agradecería, señora ministra.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba