SPORTYOU

Archivo
12 de agosto de 2022 12/08/22

Opinión

Opinión

Las cuentas, la realidad y la ilusión


  • 27 de mayo
    de 2022
  • Ricardo Rosety

Hay algo que parece incompatible en el Barcelona: la ilusión que se desprende al hablar de luchar por títulos para la temporada que viene y la capacidad económica para colocar a la plantilla en esa disposición. No hay nada peor que prometer algo que no vas a cumplir. El mandato de Laporta tiene más de optimista, o ilusionista, que de real, y el mercado al que ahora va a acudir el Barça es clave para darle armas a Xavi y exigencia de títulos al vestuario. La temporada finalizó el domingo pasado con una derrota triste y definitoria de la temporada del cuadro azulgrana, y la prórroga de Australia sirvió para corroborar lo visto y ganar 5 millones de euros. Concluido el año futbolístico toca la realidad del presupuesto. Y las cuentas no salen y el ‘fair play’ de la Liga bloquea aún más a Laporta…

El aficionado se levanta con portadas con Lewandowski, Koundé, Raphina, Azpilicueta o Marcos Alonso, mientras escucha que nadie quiere salir de la nómina del Barcelona salvo Dembélé, que sí quieren que se quede. Laporta apunta a que La Liga no les ayuda con unas normas muy restrictivas, mientras Tebas le recuerda que las leyes son para todos iguales. LaLiga sería más potente con un Barcelona fuerte, pero también con un Valencia recuperado o un Atlético en disposición de reforzarse bien. Son sólo unos ejemplos, pero la competición será más fuerte si todos mejoran su nivel, no sólo el Barcelona.

Mientras tanto, espera Xavi. A él no le valen las promesas, las portadas o la ilusión que Laporta quiere despertar en el aficionado. Xavi quiere realidades para plasmar en el campo su idea futbolística, y su rictus ha cambiado en las últimas semanas porque no lo ve posible. Hablar con Haaland no le ha servido de nada porque el proyecto y los ceros en el contrato no están en el Camp Nou. Ahora el nombre es Lewandowski, pero es el propio Laporta el que dijo que “ahora estamos bloqueados. Según La Liga, ni ingresando 600 millones de euros podríamos tener margen salarial”. Lo que ahora es imposible cuesta ver que se puede cumplir en los próximos dos meses. El caso de Mbappé y el Real Madrid nos ha dejado claro que alentar una ilusión puede tener sus consecuencias si el proyecto no es firme. A Florentino le faltó la firma y la prudencia tras una apuesta sin reparos. ¿Cuál es la línea que separa la ilusión de la temeridad? Pues puede que esa que te aconseje no ir al mercado sin dinero en la cartera. Puede que no te fíen. Entonces pasarás de la ilusión del proyecto a la dura realidad de las cuentas. Toda una temeridad para un club como el Barça que exige luchar por títulos. Y en algún momento, ganarlos.

Temas relacionados:
Volver arriba