SPORTYOU

Archivo
11 de diciembre de 2019 11/12/19

Opinión

Opinión

Las 10.000 horas


  • 07 de marzo
    de 2009
  • Antonio Toca

Ese otro deporte no tan mediático también existe. Este fin de semana no sólo se juega la Copa Davis en España, también está el Campeonato de Europa de Atletismo en pista cubierta de Turín. Si unimos Europa y pista cubierta, a España salen cuentas de posibles medallas, que al final es lo que atrae a quien no le gusta de verdad el deporte.

Pese a esa posibilidad de triunfos en perspectiva, al atletismo español le falta un Nadal que tire del carro. Una figura que atraiga audiencias como en Barcelona 92. Existe otro problema añadido: en España es imposible llenar un estadio, o pabellón si hablamos de pista cubierta, cuando se trata de una competición de atletismo. Uno ve por Eurosport o Canal + las cosas que se organizan en Europa central y siente envidia de los recintos llenos, del público aplaudiendo y animando. Lo mismo es cuestión del frío externo y del hecho de poder pasar calor viendo a gente correr y ejercitarse. Entiendo que es más cosa de cultura deportiva, con un fútbol que no llena y nubla las ilusiones de todos los niños. Sin embargo, ambos deportes, tenis y atletismo, van unidos por la teoría de las 10.000 horas, con el matiz del dinero que mueve uno y otro deporte. Aunque pasa un matiz importante a tener en cuenta, si eres una estrella en ambos deportes, ese matiz desaparece.

Las 10.000 horas significan el tiempo necesario de entrenamiento, o la experiencia acumulada en una actividad determinada, que una persona necesita para lograr destacar en algo. En este caso sería la base de entrenamiento, durante sus años jóvenes, de un deportista de élite para llegar a ésta. Pensemos por qué El Gerruj, Coe, Fermín Cacho, Bubka, Gebresalassie, Isinvayeba, Bekele, Nadal, Messi, Bolt o Phelps son tan grandes.

No sólo se debe al talento natural, como pensaría la mayoría, y que en el fútbol da lugar a entrar en matices. Algo detrás de ese talento natural existe, pasa ante nuestros ojos y no lo sabemos valorar: el tiempo transcurrido desde que eran niños hasta que se convirtieron en figuras. De todas estas estrellas se empezó a hablar desde que tenían 14 años. La diferencia estaba en el momento en el que debutaron en una competición internacional. Eran jóvenes, sin duda, pero ¿cuánta carga de trabajo tenían ya acumulada? Ahí eran ya expertos. Hablamos de chavales que a esa edad realizaban entrenamientos diarios de entre 6 y 8 horas; con lo cual, si hacemos la suma, las 10.000 horas de práctica deportiva necesarias para destacar llegarán en muchos casos a los 20 años.

Este es el talento del que tanto gusta hablar a la gente. En realidad, trabajo y sacrificio acumulado para llegar a un objetivo. En las competiciones de categorías inferiores, la fecha de nacimiento es un plus de diferencia (sobre todo en atletismo). Rara será la vez que un chaval nacido a finales de año gane a alguien que haya nacido a principios de ese mismo año. La razón es que la fecha de nacimiento establece la categoría y, a edades tempranas, es la que marca la diferencia. Así, hasta que se llega a la categoría de élite ¿Qué pasa si quien destaca y gana es un chico nacido en diciembre frente a rivales nacidos en enero y febrero? Pues que los padres deberán empezarse a preguntar cuántas horas de entrenamiento lleva acumuladas ese chico (incluyendo las que no suceden delante de su entrenador). Es más, conviene que vayan pensando en las cosas que hacen esos chicos durante su tiempo libre, y el planteamiento de las 10.000 horas de experiencia irá tomando forma.

Por eso Nadal, y el resto de los grandes atletas que se han enumerado con anterioridad son tan grandes. Tienen una experiencia acumulada con la que marcan la diferencia y les permite sacar ese algo más que luego vemos cuando se ven exigidos. Es ahí donde podemos empezar a comprender por qué en España conseguimos en atletismo en pista cubierta y en Europa tan buenos resultados: a mismo nivel de calidad, nuestros mediofondistas acumulan más horas de experiencia.

En Turín se espera una cosecha de entre 6 y 10 medallas, como se aguarda la victoria española en la Davis frente a la Serbia de Djokovic. Allí es donde estarán los ojos del gran público. ¿Y la vista de los expertos? En el debut en una competición deportiva internacional de Miguel Ángel Sancho, un chico de 18 años que ha saltado 2,27 metros, y siendo español. Hablan de espíritu libre y de genio saltarín por naturaleza. En vez de eso, mejor hablemos de a qué edad acumulará sus 10.000 horas de experiencia. Genios naturales hay un montón. ¿Qué hicieron los grandes deportistas de la historia para llegar arriba? Respondiendo a esta pregunta es donde de verdad se halla el verdadero talento. Y esas 10.000 horas de las que hemos hablado tienen mucho que ver.

Malcolm Gladwell | Así encontrará el éxito

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba