Archivo
18 de marzo de 2019 18/03/19

Opinión

Opinión

El largo partido de la ex ministra Bachelot


  • 17 de marzo
    de 2016
  • Paco Navacerrada

Rafa Nadal se defiende de las acusaciones de dopaje

Mientras me pongo a escribir estas líneas, veo jugar a Rafa Nadal contra el alemán Alexander Zverev en los octavos de final del Master 1000 de Indian Wells. Observo al Nadal de siempre, al de toda la vida. Un Nadal que lucha, que sufre y que pelea cada punto como si fuese el último. Todo eso ahora multiplicado por dos o por tres, porque su nivel no es el de, sin ir más lejos, hace cinco años. La lesión que le apartó de las canchas de tenis durante siete u ocho meses mermó su capacidad física y en su retorno Nadal no ha sido el jugador que dominaba el circuito con raqueta de hierro. Nadal ahora debe pelear cada punto con encomiable pundonor, y hasta un rival de la entidad de Zverev, con su juventud (18 años), su fuerza y su inexperiencia le puede poner en aprietos.

Veo a Nadal perder el primer set de su partido ante Zverev por 7-6, después de dejar escapar dos puntos de set. A Nadal, una situación semejante, hace cinco años, no le hubiera sucedido. Porque Rafa Nadal ya no es el jugador que fue. Los años no pasan en balde y las lesiones tampoco. Hay que ser realistas y darse cuenta de que el Nadal ganador de catorce torneos de Grand Slam y de veintisiete Masters 1000 ya no volverá.

Pero la envidia es muy mala. Francia hace más de treinta años que no produce un tenista capaz de ganar un Grand Slam. El último que logró tal hito fue Yannick Noah, que venció en 1983 en Roland Garros. Desde entonces hasta hoy el tenis francés es un páramo desolador. Por eso, en el país vecino no encuentran nada mejor que hacer que meterse con nuestros deportistas en general y con Rafa Nadal en particular. Ahora ha sido la ex ministra Roselyne Bachelot la que ha puesto en duda la integridad de nuestro campeón. Y Nadal ha respondido llevándola a los tribunales de justicia. La ex ministra Bachelot tendrá que presentar pruebas a sus injurias y calumnias. Si se reafirma en sus declaraciones, deberá demostrarlas. Y lo tendrá difícil para hacerlo.

Veo a Nadal ganar el segundo set por 6-0. Mientras termino de escribir estas líneas, compruebo que el Nadal de hace cinco años ha vuelto a pasar por la pista como un vendaval. No sé si será un espejismo, como tampoco sé cómo terminará su partido ante Zverev, pero presiento que el encuentro que Bachelot deberá jugar contra Rafa Nadal se le va a hacer larguísimo a la ex ministra.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba