SPORTYOU

Archivo
22 de noviembre de 2019 22/11/19

La Tribu

Paco González y Pepe Domingo Castaño: “Manolo Lama acabará juntándose con su familia radiofónica”


5 de septiembre de 2010 Iñaki Cano - Sportyou

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=I6MG8CKooTY w=640 h=385]


¿Cómo se presenta la temporada en esta aventura en la Cadena Cope?

Paco González.- Creo que en mi vida he tenido tanta ilusión, y mira que he tenido momentos espectaculares. Cuando me dijeron que iba a dirigir Carrusel y que a mi lado se iba a sentar ese bicho que es Pepe Domingo Castaño yo estaba entre muerto de nervios, ganas e ilusión. Pero lo que estoy viendo ahora aquí, el grupo de personas que se ha venido, las personas de la Cope, cómo nos han recibido, los oyentes que te dicen que ya se van a cambiar… es que para mí es una temporada apasionante, en todos los sentidos, en lo personal, en lo profesional, en compañerismo, en todo.

Pepe Domingo.- Antes del primer programa me encontré con Jorge Hevia, que me dijo: “¿Qué, ya hay mariposas?”. Pues fíjate que las tengo, después de 37 años en la Ser, ahora primero en la Cope y tengo mariposas en el estómago. Es la mejor definición de cómo se va a presentar la temporada, pues fantástica.

Tenéis mucha ilusión, pero ¿estáis cabreados?

PD.- Yo no, a mí se me ha pasado ya, tuve un momento malo cuando me fui de la Ser, porque quería irme con un abrazo y no pude, y no por mi culpa. Y luego tuve otro momento malo cuando leí la nota de la Ser, y no ya por mí, sino por los cincuenta y pico que han venido, cuando hablan de individuos y conspiraciones, eso no me gustó, pero no voy a responder, creo que el silencio es el mejor antídoto contra la venganza.

PG.- Cuando se levanta por la mañana, elige si va a pensar en lo malo o en lo bueno, y yo pienso siempre en lo bueno, pienso en todo este grupo de gente que viene con ganas de currar y no dedico ni medio segundo en lo malo. No quiero ser hipócrita y decir que no me han dolido cosas; me han dolido profundamente, pero no de esta nota, eso a mí me da exactamente igual; cosas que se han dicho en privado, y que por lo tanto no puedo trasladar en público, barbaridades, a gente para que no se viniera aquí. Eso me dolió profundamente, pero no pienso en ello. Por la mañana me levanto y digo: Pepe, Hevia, Poli, Guasch… Es que es un proyecto nuevo, hay tanto por hacer que mirar atrás para lo malo es de tontos. Para lo bueno estaré agradecido eternamente a la gente que me ha ayudado.

Me decía un padre tuyo, Alfredo Relaño, “cuando he hablado con ellos, siempre les he dicho a unos y a otros que piensen en cuando se han hecho favores y en cuando se han querido, y que intenten olvidarse de cuando se han hecho daño”.

PG.- Esta mañana me he cruzado varios mensajes con Alfredo y en el último de ellos le he dicho: “Ya verás que, cuando pase el tsunami, yo estaré eternamente agradecido a todos los que me han ayudado en la vida”. Es que esto es radio, esto no es la guerra. Si alguien lo está enfocando de otra manera, está cometiendo un error. Somos profesionales, ha pasado lo que ha pasado, a mí me echaron, movimiento de solidaridad y compañerismo, un proyecto nuevo que nace… si no distinguimos entre las personas buenas y en las malas, estén en una empresa o en la otra, es que somos muy burros.

PD.- Cuando decimos que la Cadena Ser ha hecho esto o dicho lo otro, no, lo han dicho unas personas que forman parte de la Cadena Ser, pero en la Cadena Ser hay unos trabajadores, compañeros, jefes también, oyentes… que son gente extraordinaria, han sido algunas personas nada más.

Decía Pedrerol que no deberíamos utilizar nuestra profesión para darnos palos, sino para informar.

PG.- Es que lo he dicho antes: uno tiene que defender su empresa y luego respetar la de los demás. Y respetar también al resto de compañeros de la profesión. Si no lo hacemos entre nosotros, el periodismo deportivo va a ser un nido de víboras. Yo pido respeto porque doy respeto.

PD.- Yo creo que soy un ejemplo de cómo hay que respetar a la gente. Me llevo bien con gente de todas las emisoras, de todas, yo hablo bien de toda la gente que está en todas las emisoras, salvo cuando tenga que hablar mal, que también hablaré. Eso de llevarse mal es que no lo entiendo. ¿Porque un tío haga un programa en otro emisora ya es enemigo tuyo? No, es un compañero que es competencia tuya, lo que vas es a ganarle, pero en buena lid y con buenas armas.

PG.- Y además pasa también que cuando empiezas a hablar de periodistas deportivos acabas creyendo que eres el ombligo del mundo, y en realidad nosotros no somos nada. El ombligo del mundo son Fernando Alonso, Nadal, Gasol, Iniesta, Casillas, etc. Estamos aquí para contarlo, no para decir “yo soy muy importante”. El “yo” hay que quitarlo.

Se preguntaba Paco García Caridad si ahora con vuestro fichaje el arzobispo de Barcelona iba a protestar tanto como protestó por el fichaje de Cristiano.

PD.- No he visto ningún obispo todavía, ni me he cruzado con ningún cura. Tampoco hubiera pasado nada si los hubiese visto. He estado en la Ser 37 años y nunca me han dicho a quién tuve que votar y nunca me han preguntado a quién he votado. Nunca me dijeron vota a Zapatero o vota a Felipe. Ahora llego a la Cope y me preguntan por la línea editorial de la Cope. No sé, yo voy a hacer radio, voy a hacer deporte, voy a centrarme en hacer el mejor programa deportivo de mi vida si puedo, con todo el equipo de ‘Tiempo de Juego’. Lo demás no me importa. Que cada uno haga lo que quiera.

PG.- Yo creo que el obispo de Barcelona, y el de Palencia, el de Burgos y el cartero de Tomelloso tienen derecho a decir lo que les salga de las narices siempre, ya luego cada uno tendrá derecho a opinar sobre esas declaraciones. En 23 años que estuve en la Ser jamás me preguntaron por la propìedad, en ninguna rueda de prensa me preguntaron por los Polanco, y sin embargo hay cierto morbo por preguntarte por los obispos en cada una de las entrevistas porque acabas de llegar a la Cope. Cuando conozcamos a alguno ya lo diremos.

PD.- Un día vamos a tener que conocer al cardenal Rouco Varela, que ya me han dicho que un día tenemos que comer con él, y comeré con él encantado.

PG.- ¿Vamos a comer con Rouco? Hay que ponerse corbata…

El trípode que formábais en la Cadena Ser érais vosotros dos con Manolo Lama. A este trípode le falta esa pata, la de Manolo Lama. Y Relaño ha dicho, si están los tres serán Puskas, Di Stéfano y Gento. ¿También jugará esa tercera pata del trípode con vosotros?

PG.- Yo no tengo ninguna duda.

PD.- Yo no tengo ninguna duda.

Claro, pero no me vale, podréis contestar lo que os dé la gana. ¿No tenéis ninguna duda de si sí o si no?

PG.- Yo no tengo ninguda duda de que la alineación titular que dices se mantendrá. Yo no tengo ninguna duda de que Manolo Lama acabará juntándose de nuevo con su familia radiofónica.

PD.- Yo suscribo lo que dice mi director.

¿Sois conscientes, aunque no lo hayáis hecho a propósito, de que le habéis hecho pupa al grupo Prisa?

PG.- Eso es creerse muy importante. Yo creo que el grupo Prisa es demasiado grande como para que, como ponía la nota, 20 de 600 profesionales le cause ningún agujero. No me considero tan importante como para pensar que hemos hecho daño, no lo veo, y no es falta modestia. Es más: es que prescindieron de mí. Si hubieran tenido algún problema en ese sentido, no lo habrían hecho.

PD.- Creo que ha sido un trasvase importante. Supongo que sí, que sin querer pretender hacer daño, porque cuando uno se va de una empresa no se va para hacer daño, te vas porque te apetece irte. Y supongo que los que han venido, los cincuenta y pico, no veinte como dicen ellos, han venido porque han querido, porque creen en el proyecto, en Paco, en mí, en todo el resto del equipo, y supongo que han venido sin intención de hacer daño. ¿Que les hemos hecho daño? Pues no lo sé. Ellos sabrán.

Os veo muy pacifistas. ¿Así va a ser toda la temporada?

PG.- Es que, repito, esto no es la guerra, esto es radio. Política de enemigos, cero, porque, ¿quién es mi enemigo? ¿De la Morena? Es un enemigo radiofónico del programa de la noche. ¿Quién es mi enemigo? ¿Anido, por la bronca que tuve? Pues Anido que vaya a lo suyo y yo a lo mío. No tenemos ninguna intención de… lo que sí es verdad es que esperamos que la gente nos trate con respeto como nosotros tratamos a todo el mundo.

PD.- Suscribo tus últimas palabras. Depende de cómo reaccionen también, lo que no puedes hacer es quedarte callado si te pegan. Estamos en una emisora en la que si te pegan en una mejilla, ¿tienes que poner la otra? Eso dice el Evangelio. Pues no. Te pegan en una mejilla y te pegan en la otra, pues a lo mejor nosotros pegamos también. Hay un límite, estamos en plan pacífico porque creo que es la mejor manera de empezar, sin crearte problemas ni rivalidades extrañas.

Decidme por qué os tengo que escuchar.

PD.- Porque vamos a hacer el mejor programa deportivo de la radio española (ríe).

PG.- Porque eres amigo, mamón. Si nos fallas tú, entonces empezamos mal.

PD.- Ahora en serio, porque vamos a poner todo lo que somos capaces de poner, como ya hicimos en la otra cadena, para que ‘Tiempo de Juego’ sea el mejor programa de nuestra vida.

Un último consejo a mí, que soy oyente, para que no me caliente.

PG.- A cualquier oyente le diría que ahora la oferta es un poco diferente, que compare, y que si le gusta lo nuestro que se venga, que le esperamos con los brazos abiertos. Para que no te calientes… ¿en qué sentido?

Para no tomar partido. Es que yo tengo metido en la cabeza que váis a durar un telediario sin daros de leches.

PG.- Yo creo que te equivocas, creo que no va a haber ‘guerra de guerrillas’.

PD.- Tiene más peligro la noche que el ‘Tiempo de Juego’, pero ya tenemos una terapia preparada por si hay problemas: tenemos el Retiro abierto para ir por las tardes a tranquilizarnos y a llevar a Alca… al que lo necesite a dar un paseo por el Retiro a ver el estanque, los árboles y creo que al final no va a llegar la sangre al río.

PG.- Finalmente, uno tiene que tratar al oyente como quiere que le traten a él, hay que tratarle de una manera “oye, yo no soy super inteligente pero soy medio listo”. Entonces, cuando pongo la radio, lo que quiero es que no me convenzan de nada, que no intenten torcer mi voluntad, que no me intenten llevar hacia donde yo no quiero ir. Nosotros vamos a hacer esa radio.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba