SPORTYOU

Archivo
18 de noviembre de 2019 18/11/19

Opinión

Opinión

La vuelta a la cruda realidad


  • 04 de julio
    de 2013
  • Paco Navacerrada

Finalizó la Copa Confederaciones. La victoria de Brasil sobre España nos ha dejado un mal sabor de boca, pero tampoco hay que alarmarse. Nuestro equipo no llegaba a la cita brasileña en las mejores condiciones; algunos jugadores no se encontraban ya en plenitud y Brasil salió a jugar como si no hubiese más partidos en el mundo después de éste. De ahí el triunfo brasileño. Pero esto no sucederá el año que viene por estas mismas fechas. Entonces, la selección española habrá tenido más tiempo de preparación, los jugadores habrán llegado más recuperados de una temporada que se presume durísima y la motivación será diferente. Se quiera o no, la Copa Confederaciones es un trofeo menor que al anfitrión siempre le gusta conquistar, porque juega en casa y además, en esta ocasión, lo hizo contra el campeón del mundo.

El año que viene España defenderá su entorchado de campeón. Lo hará en el mismo país, en los mismos campos y ante rivales temibles. No serán solo Brasil, Uruguay o Italia, que también; ahí estarán Argentina, Alemania u Holanda, por poner el ejemplo de tres potencias que no estuvieron en esta última cita brasileña.

Sin embargo, sí vi a España con ciertas carencias en algunos puestos. Por ejemplo, yo eché de menos a Xabi Alonso. El centrocampista del Real Madrid, hoy por hoy y en plenitud física, es un futbolista imprescindible. Xabi tiene la virtud de desatascar cualquier situación complicada. Su golpeo es excepcional y un pase suyo de cuarenta metros solventa cualquier contrariedad. También eché de menos un delantero centro. Ya lo dijo Vicente del Bosque, que no hay un 9 de garantías, que si lo hubiese lo pondría. Ninguno de los que acudió a Brasil ha convencido. Ni siquiera Fernando Torres, máximo goleador del torneo, cuyos goles a Tahití son ficticios.

Y Xavi. Al jugador del Barcelona no lo vi bien. Quizá desmotivado. El caso es que no es el jugador al que estamos acostumbrados a ver en nuestra Liga. Seguramente, el exceso de partidos le haya pasado factura. A Xavi habrá que dosificarle a lo largo de esta temporada que ya empezamos. A Xavi y a Xabi, porque si no Del Bosque se encontrará con un problema bien gordo y de difícil resolución.

Y mientras llega lo del verano que viene, aquí ya nos enfrascamos en la vorágine. En breve tendremos ya las presentaciones de los equipos y, cuando nos queramos dar cuenta, estaremos ya la primera jornada de Liga, la Real Sociedad estará enfrascada en su eliminatoria previa de Champions, y Barcelona y At. Madrid dirimirán el primer título de la temporada, la Supercopa. Y todo dentro de una campaña que se presume apasionante. Básicamente, como todas las anteriores y las próximas que vendrán.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba