Archivo
20 de octubre de 2018 20/10/18

Opinión

Opinión

La teoría de la conspiración


  • 13 de enero
    de 2010
  • Iñaki Cano Martínez

Para mi primer artículo / post voy a meterme en el meollo hasta el fondo. Voy a lanzar al aire un pequeño pensamiento que tengo desde el comienzo de la temporada NBA. “La teoría de la conspiración”, y tiene como protagonistas a los Toronto Raptors y a José Calderón.

La franquicia canadiense se movió este verano mucho y bien: fichó a Turkoglu, uno de los agentes libres más interesantes del verano, mantuvo a Bosh (que termina contrato en junio y se marchará seguro, incluso, antes) se trajo a Belinelli para ‘europeizar’ aún más la plantilla, recuperó a Calderón y mantuvieron en su cargo a Jay Triano. Todos, movimientos interesantes para llegar a ser un equipo de ‘playoffs’. La cosa pintaba muy bien, todos amigos, todo buen rollo, todo era alegría en la pretemporada. Sin embargo, el primer mes de competición no fue muy alentador. Los resultados no llegaban pero, sobre todo, las sensaciones que desprendía el equipo eran muy negativas. Vayamos por partes:

Colangelo, general manager de los Raptors, ficha como asistente del técnico a un individuo muy de su cuerda: Marc Iavaroni. Los rumores dicen que es el chivato del vestuario y que quiere el puesto de Triano. Malo.

Bosh se toma en serio lo de ser el líder del equipo pero como no ganan, empieza a pensar en marcharse cuando termine su contrato. Podría irse antes en un traspaso a los Lakers (y no estoy hablando en broma). Malo.

Turkoglu no se adapta del todo a su nueva situación y ciudad. Llega desde Orlando donde todo era sol y halagos. Comienza a brillar en el mes de diciembre, da muchísimas asistencias. Malo

Calderón parecía recuperado pero se vuelve a lesionar. Le fuerzan demasiado y sus  problemas de cadera le obligan ha perderse un montón de partidos y jugar, desde la segunda semana, medio cojo. Jarret Jack entra en escena. Malo.

Aquí va la teoría: los Raptors necesitan ofrecer más dólares canadienses a Chris Bosh para que se quede. Calderón cobra bastante y si traspasan al español, pueden dar más dinero a Bosh. Se traen a Turkoglu que es capaz de anotar y de dar muchas asistencias. Iavaroni (el chivato) entraría a ser entrenador jefe cuando Triano sea cesado, que lo será antes o después y  al que no le gusta el español. Y para más ‘inri’, el experimento con Jack está funcionando.

Conclusión: los Raptors están encantados con Calderón pero necesitan pasta. Colangelo sigue demostrando que lo que mejor hace es ponerse esos trajes tan bonitos. Por cierto, las mechas que se ha puesto son muy chulas. La franquicia parece tener una dirección a seguir que luego cambia según le sople el viento. Lo mejor que puede hacer Calderón es marcharse porque no debe aguantar esos movimientos extraños en torno al equipo, ni tampoco a cierto sector de la prensa que no le gusta cómo juega al baloncesto. ¡No tienen ni idea! Calde, vete de allí y búscate un buen equipo, no los Raptors que además, se van a quedar sin Bosh.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba