Archivo
20 de junio de 2019 20/06/19

General

La ‘saltimbanqui’ que prefiere los recuerdos a las medallas

¿Qué harían ustedes si consiguieran una plata y un bronce olímpicos más tres platas de un campeonato del mundo entre otros muchos logros? Seguro que a muchos les gustaría lucirlos en estanterías o paredes para tenerlos presentes cada día, pero en el caso de Alba Cabello, integrante del equipo olímpico de natación sincronizada, prefiere tener […]


19 de agosto de 2014 Ignacio Pinedo - Sportyou

¿Qué harían ustedes si consiguieran una plata y un bronce olímpicos más tres platas de un campeonato del mundo entre otros muchos logros? Seguro que a muchos les gustaría lucirlos en estanterías o paredes para tenerlos presentes cada día, pero en el caso de Alba Cabello, integrante del equipo olímpico de natación sincronizada, prefiere tener todos sus éxitos metidos en una caja: “Los metales conseguidos están fenomenal, pero me quedo con los recuerdos y las vivencias de todos esos campeonatos junto a mis compañeras”. Visto su palmarés, esa caja debe de ser muy grande, porque aunque no abra las portadas de los principales medios de comunicación, esta madrileña de 28 años no para de cosechar éxitos y una prueba más de ello es el bronce que acaba de lograr junto al resto del equipo español en los Europeos de Berlín.

“Está claro que siempre queremos más, pero estamos contentas ya que el objetivo está conseguido y era muy difícil, tras un año difícil en el que hemos tenido muchas lesiones y tres incorporaciones al equipo que se han adaptado a la perfección”. Y es que habrá gente a la que hablar de bronces y platas le sepa a poco, pero la natación sincronizada es un deporte dominado por Rusia hace muchos años, aunque cada vez con menos diferencias y eso es gracias al esfuerzo y sacrificio de nadadoras como Alba, que dedican la mayor parte del día a entrenar; no es una exageración, ya que de lunes a sábado su horario es de 8 de la mañana a 8 de la tarde alternando piscina con gimnasio y vídeos.

Este último año ha sido especialmente complicado para ella debido a una lesión de hombro que la obligó a pasar por el quirófano y a estar prácticamente 12 meses en el dique seco. Asegura que resulta “muy frustrante no poder ayudar al equipo desde el agua y tener que ver los toros desde la barrera”, pero por desgracia ya es una experta en esta lesión que ya sufrió hace unos años por lo que ha sabido llevarla mejor este año y para nada le ha cogido miedo a la recaída ni nada por el estilo: “Son cosas del deporte”. Dentro del equipo, es la encargada de realizar los saltos y acrobacias en los ejercicios, por lo que el apodo de ‘saltimbanqui’ lo tiene ganado a pulso y para ello es fundamental que su hombro se encuentre al 100%.

Tras la plata en sus primeros JJOO, Pekín 2008, y un bronce en Londres 2012, Cabello afronta su tercer ciclo olímpico, que culminará en la cita de Rio 2016, donde llegará como la veterana del equipo y como bien dice: “Tendré un rol diferente, en el que me tocará transmitir esa experiencia a las jóvenes que lleguen nuevas, pero manteniendo la ilusión, aunque como los primeros Juegos Olímpicos no habrá otros”.

En un aspecto un poco más personal, Alba nos confiesa que a pesar de todas las horas de entrenamiento, logran sacar tiempo libre para desconectar de la ‘sincro’ y juntarse con amigos, familia o novio, que en su caso también está vinculado al deporte al ser profesional del mundo del golf. Alba también nos comenta que todas las chicas del equipo tienen tiempo para estudiar una carrera y en su caso particular, ha conseguido combinar los estudios de INEF con la obtención del título de un Máster Internacional en Gestión Deportiva, que le permite tener una base de estudios para cuando termine su etapa de competición.

“Todo este esfuerzo merece la pena cuando logras los éxitos en todas esas competiciones que nombrabas, estamos aquí porque queremos, es nuestro sueño y nadie nos obliga a perdernos todas esas cosas que hace la gente joven, hay tiempo para todo si te organizas”, comentaba una Alba Cabello que sabe bien de lo que habla ya que cambió incluso de residencia por cumplir su sueño de entrar en la selección absoluta hace 9 años y ahora, sigue en Barcelona ya totalmente adaptada y como confiesa:” Sí, parlo catalá e incluso me estoy haciendo un poco del Barça gracias a mi chico”. Y es que ya saben, lo que no consiga el amor…

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba