SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

Champions League

La Roma, año I después de Totti

Monchi y Di Francesco encabezan un proyecto que representa una importante amenaza para que el Atlético de Madrid consiga alcanzar los octavos de final


12 de septiembre de 2017 David de la Peña - Sportyou

La retirada de Francesco Totti ha marcado el pistoletazo de salida de un nuevo proyecto en Roma. Es cierto que la ausencia del gran capitán desde el punto de vista deportivo no ha sido demasiado grave -en las últimas temporadas había perdido mucho protagonismo-, pero su ausencia en el vestuario va más allá de lo futbolístico. Arranca una nueva era y para dirigirla la directiva ha confiado en Monchi, que ha hecho reestructuraciones importantes en la plantilla, y en Di Francesco, que hizo un trabajo fantástico en el Sassuolo durante los últimos años.

Mejor plantilla, peor once

El mercado de fichajes de la Roma ha sido profundo y ha cubierto posiciones que debían ser reforzadas. Las llegadas de Krasdrop y Kolarov doblan los laterales (Bruno Peres y el lesionado Emerson), en el centro de la zaga ha llegado Héctor Moreno por Rüdiger, el fondo de armario en medio campo gana enteros con las llegadas de Gonalons y Lorenzo Pellegrini -aunque se marchó Leandro Paredes-, y en la última línea la ausencia de Salah ha sido paliada con los fichajes de Defrel y el prometedor Schick, por el que la entidad giallorossa pagó cerca de 40 millones, ante la negativa del Leicester City en dejar salir a Mahrez.

Di Francesco ha trasladado su 4-3-3 visto en el Sassuolo -se recupera una fisonomía parecida al que solía utilizar Rudi García-, sin grandes novedades. Alisson ocupa la portería -Szczesny se marchó a la Juve, y ahí el equipo pierde un poco de calidad-, con Bruno Peres, Fazio, Manolas y Kolarov en la defensa. El medio campo suele estar compuesto por De Rossi como pivote, Strootman y Nainggolan como interiores, y en el ataque Perotti juega por izquierda, Dzeko como delantero centro, y Defrel es el que ocupa la posición de Salah en el extremo derecho. Hasta que se incluya a Schick -y está por ver que mejore la prestación del egipcio- el once de la Roma parece ligeramente más débil.

¿Cómo es Di Francesco?

Eusebio Di Francesco, campeón del Scudetto con la Roma en 2001 bajo los mandos de Fabio Capello, llegó a la capital en 1997. Zeman desaconsejó el fichaje de Pep Guardiola por el equipo capitalino, y en su lugar fichó a Di Francesco. Como entrenador, el nuevo técnico de la Roma destacó especialmente en el Sassuolo, aunque tiene en su historial haberle dado continuidad a un jovencísimo Marco Verratti en el Pescara.

El Di Francesco entrenador ha ido asumiendo conceptos de sus entrenadores pasados, y lo cierto es que en la base de su idea se nota que hay influencias de Fabio Capello y Zdenek Zeman. Suena antagónico, pero tiene su explicación. El pilar sobre el que Di Francesco asienta su idea de fútbol es la organización defensiva, lo que no quiere decir que sus equipos sean poco ambiciosos. Su 4-1-4-1 en defensa sabe elegir cuando presionar, cuando replegar, y por lo general lo hace junto y con armonía. El orden del Atleti del Cholo provocará un duelo importante en ese aspecto, que puede provocar un encuentro bastante pegajoso.

La salida de balón también tiene un peso importante en su libreto, y esa idea de construir desde atrás sí tiene una base más “zemaniana”. En el Sassuolo llegó a utilizar a Missiroli -un mediapunta- como mediocentro, y en la Roma ya estamos viendo cómo De Rossi y Strootman se integran en esos primeros pases, con Bruno Peres y Kolarov dando alternativas en las bandas. Dzeko, en largo, es un buen desahogo, y a buen seguro que lo utilizarán porque Simeone probablemente busque encimar a Manolas y Fazio.

Las amenazas para el Atleti

El obvio recurso ofensivo más decisivo es Edin Dzeko, que la temporada pasada logró el mejor registro anotador de su carrera en una liga, tras marcar 29 tantos. Con el ágil Bruno Peres -ha estado tocado y su presencia es dudosa- ganando línea de fondo por banda derecha, el bosnio es un dolor de cabeza en el área. A él hay que sumar a un Nainggolan menos ofensivo en lo posicional que con Spalletti, pero igual de agresivo para acabar en zona de remate. Ambos, sumados a una grada caliente contra el exlaziale Simeone, harán de la visita rojiblanca a Roma algo muy incómodo.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba