SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2020 21/09/20

LaLiga Santander

La RFEF reconoce los gritos racistas a Williams pero excusa a los árbitros

Ninguno de los colegiados, delegados y policía, según la RFEF, se enteró de los gritos racistas hacia Williams hasta que lo vieron por la televisión


26 de enero de 2020 - Sportyou

La Federación Española de Fútbol (RFEF) ha sacado en la tarde del domingo 26 de enero de 2020, un comunicado oficial explicando lo sucedido en el RCD Stadium de Cornellá en el partido RCD Espanyol-Athletic Club, dónde hubo gritos racistas hacia Iñaki Williams y que el colegiado Sr. Sánchez Martínez no lo reflejó en el acta pese a que al parecer Iker Muniain, capitán del Athletic se lo hizo saber cuando Williams fue sustituido.

En uno de los apartados del comunicado, la RFEF señala que ninguno de los colegiados ni los delegados de la RFEF ni el de LaLiga se percataron de los gritos racistas hacia Iñaki Williams: “Un jugador del Athletic Club se dirigió al árbitro principal para explicarle que, según le había comentado el jugador Sr. Williams, éste había sido tratado de manera vejatoria, y el árbitro del encuentro le manifestó que él no se había percatado de nada y que en ese momento el Sr. Williams ya estaba en los túneles del vestuario.

Además, en la reunión posterior al partido, el colegiado preguntó al Delegado Federativo si había visto o se había percatado de algo, contestándole éste que no. Tampoco recibieron ni el árbitro, ni el Delegado Federativo notificación alguna por parte del Coordinador de Seguridad del Estadio al respecto y, por último, el Delegado Federativo, como es su obligación para reflejarlo en el acta, preguntó al responsable de la Liga para este encuentro si había percibido alguna cosa sobre este tema, siendo también su respuesta negativa. Más tarde, sí le manifestó que había oído algún rumor sobre el particular pero que en ese momento no le constaba”.

La RFEF sin embargo reconoce en el comunicado oficial que si hubo gritos racistas aunque fuera de minúsculos grupos y aunque sus árbitros no se enteraron piden sanciones para las personas que siguen insultando a gente por el color de su piel: “La RFEF considera que las actitudes o cánticos racistas realizados en el día de ayer en el estadio del RCD Espanyol SAD por un número muy reducido de personas de la afición del RCD Espanyol SAD son, por sí mismos, y con independencia del número de personas que los profirieron, de una gravedad extrema, lo que pone en evidencia que en la sociedad española siguen existiendo grupúsculos de gente altamente intolerante e incívica, merecedores de un castigo ejemplar y de la más completa repulsa social colectiva.

En aras a la transparencia de la que ha venido haciendo gala esta RFEF, queremos hacer público, para general conocimiento, que durante la celebración del encuentro ninguno de los árbitros o asistentes se percataron de acción alguna al respecto.

Horas más tarde, el Delegado de LaLiga, tras haber el visionado de un video que se le había hecho llegar, comunicó al Delegado Federativo que él sí lo haría constar en su informe, porque lo había podido ver en ese vídeo que se le había facilitado. El citado informe en estos momentos aún no ha llegado a la RFEF”.

Por el último párrafo del comunicado de la RFEF, se entiende que no adoptarán ninguna medida porque: “Para adoptar cualquier medida, primero debe tenerse conocimiento que lo que haya podido suceder y éste no ha sido el caso, ni para los árbitros, ni para el Delegado Federativo, ni para el Delegado de la Liga, ni tenemos constancia de que tuviera conocimiento el Coordinador de Seguridad”.

Volver arriba