SPORTYOU

Archivo
21 de septiembre de 2019 21/09/19

General

La Real repite hazaña en el descuento

La esperanza es lo último que se pierde. Y que se lo digan a la Real Sociedad. La semana pasada consiguieron los tres puntos en el último suspiro ante el Betis, con un golazo desde el centro del campo de Iñigo Martínez. Este domingo, ante el Málaga, el más difícil todavía. Perdían en el minuto […]


4 de diciembre de 2011 - Sportyou

La esperanza es lo último que se pierde. Y que se lo digan a la Real Sociedad. La semana pasada consiguieron los tres puntos en el último suspiro ante el Betis, con un golazo desde el centro del campo de Iñigo Martínez. Este domingo, ante el Málaga, el más difícil todavía. Perdían en el minuto 87 por 1-2. Fue entonces cuando Carlos Vela se inventó una chilena e Ifrán, poco después, un movimiento genial dentro del área para sumar otros tres puntos con épica.

El partido empezó tal y como acabó, muy bien para los de Montanier, imponiéndose en la medular a los malagueños y consiguiendo el 1-0 a los 10 minutos en un autogol de Demichelis, después de un gran remate de Agirretxe que repelió el larguero. Los visitantes no le perdieron la cara al partido y poco a poco se desperezaron, cogiendo el ritmo del partido y utilizándolo para que la gran jugada de Isco por la banda derecha terminará en un inapelable remate de cabeza de Rondón.

El partido a partir de ahí perdió su electricidad, se aturulló. En la segunda mitad los dos equipos tiraban más de coraje que de juego, y tuvo que ser un error grave de la defensa realista la que diera la oportunidad a Seba Fernández de adelantar a los de Pellegrini. Quedaba media hora para el final. La Real se volcó con un juego muy directo. Empató en el minuto 87 en un balón alto que le llegó a Vela. El mexicano, de espaldas a portería, controló el esférico con la cabeza y remató en un escorzo digno de fotografía, una chilena perfecta que se coló en la puerta de Willy Caballero, que minutos antes había salvado a los suyos con una mano prodigiosa. Y la hecatombe malaguista llegó en tiempo de descuento, cuando Ifrán controló el balón en el área grande, sentó al defensa con su control orientado, tocó el balón para hacer caer al portero malagueño, y remató a la red con un toque sutil para sumar el tercero, conseguir la victoria, y hacer creer en lo imposible a la afición.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba