SPORTYOU

Archivo
30 de noviembre de 2022 30/11/22

Copa América 2016

La peor goleada de la historia de México en partido oficial

México cayó goleado 7-0 ante Chile

La única vez que la selección mexicana recibió más de siete goles fue en un partido amistoso hace más de 50 años


19 de junio de 2016 Juan Camilo - Sportyou

La gran campaña de Juan Carlos Osorio al frente de la selección mexicana quedó borrada este sábado tras la estrepitosa goleada que sufrió a manos de los chilenos. No sólo significó la eliminación de la Copa América Centenario en donde se les consideraba candidatos a ganarla sino que se llevaron la peor goleada de su historia.

El ‘tri’ acumulaba con el técnico colombiano 10 partidos sin conocer la derrota y de qué manera perdieron ese registro. El 7-0 quedará en la memoria de todo el pueblo mexicano y será difícil de superar ese récord negativo en competiciones oficiales.

La selección mexicana tiene 93 años de historia y hasta este fin de semana, en partidos oficiales, nunca había perdido por 7 goles de diferencia. Contra Inglaterra se registró una goleada de 8-0 el 10 de mayo de 1961 en el mítico estadio de Wembley pero fue en un partido amistoso en el que no estaba nada en juego.

En torneos oficiales hay antecedentes graves para los manitos pero se remontan a tiempos pasados. Los Juegos Olímpicos de Amsterdam en 1928 vieron cómo España vencía a México por 7-1 en los octavos de final de la competición. En el Mundial de Argentina en 1978, Alemania Occidental superó a los mexicanos por 6-0 en la ciudad de Córdoba.

Tuvieron que pasar 38 años desde aquel Mundial de Argentina para registrar de nuevo derrotas abultadas: fue en amistosos frente a Suiza y Noruega en los que el ‘tri’ perdió por 5-1 y 5-2 respectivamente en 1994 y 1998. Duros varapalos pero sin repercusión en competición.

En Copa América la peor derrota de México hasta la fecha había sido ante Brasil por 4-0 el 18 de julio de 2004 en la ciudad de Piura, Perú.

El desplome de este sábado sacó a la luz inesperadas carencias de los dirigidos por Osorio y el público no aguantó la humillación, hasta el punto de que muchos aficionados abandonaron el Levi’s Stadium antes del pitido final.

Volver arriba