SPORTYOU

Archivo
23 de septiembre de 2021 23/09/21

Opinión

Opinión

La penúltima ‘cholada’ de Simeone


  • 17 de marzo
    de 2021
  • Iñaki Cano

Efectivamente Diego Pablo Simeone ha cambiado el espíritu del Atlético de Madrid que, pese a seguir creyendo, es probable que dejen de hacerlo después de ésta temporada. Bueno, de la presente y de las anteriores en las que ganó LaLiga, una Copa del Rey, dos UEFA Europa League, tres Supercopa de España y dos de Europa y aunque jugó dos finales de la Champions League, en la memoria de los aficionados y socios del Atlético de Madrid, nunca se olvidarán de las perdieron contra el eterno rival, el Real Madrid.

Los aficionados del Atlético de Madrid, al menos los muchos que yo conozco, se han cansado del ídolo rojiblanco. Es el entrenador mejor pagado y el que más loas se ha llevado, es la estrella del equipo por encima de los que sudan la camiseta que son los que Simeone ha pedido. A Simeone cada temporada le hacen un equipo a su medida y es el único al que nunca señalan las críticas que siempre se cargan sobre los jugadores que son los que corren, se paran, aciertan, fallan goles y los que se equivocan mientras que Simeone sale ileso. El Cholo se ha ido desinflando hasta el punto de que en Londres sus pupilos no fueron capaces de competir como lo hacía su líder cuando era jugador.

En la penúltima ‘cholada’ de Simeone, necesitando el Atlético de Madrid meter un gol y luego otro para pasar a los cuartos de la Champions League, sustituye a Luis Suárez y ni Dios sabe aún por qué. Con el argentino en el banquillo los rojiblancos se han llenado de ilusión pero también se han hartado de llorar. Con Simeone y con un equipazo han jugado a no perder más que a ganar y así le ha ido.

Simeone les ha metido en el cerebro a los jugadores que es mejor aguantar. No encajar para después, haciendo un gol seguir sumando partido a partido, para morir asfixiado en la orilla quedándose con el molde y perdiendo lo que deberían haber ganado si hubiera sido valiente deportivamente hablando. Menos mal que lo que sí ha conseguido Simeone es que los jugadores compitan aunque si hablaran, seguramente, se quejarían de los sistemas y de las ‘comeduras de coco’ a los que les somete Simeone, partido a partido.

El ‘cholismo’ creo que ya está pasado de moda, al menos en el Atlético de Madrid después de ganar siete títulos en diez años y de desgastar las creencias de los fieles al Calderón y al Metropolitano. Ni jugadores ni entrenador han dado la talla una vez más dejando a los aficionados con lágrimas en los ojos decepcionados con los que corren y con el que les manda, que vuelve a vender un humo que ciega a los que no quieren ver más allá.

Volver arriba