SPORTYOU

Archivo
16 de julio de 2019 16/07/19

General

La paciencia derriba el muro del Celtic

No desesperó el Barcelona. Insistió en su idea de fútbol de pase en corto pese a no encontrar espacios y cambios de ritmo ante un Celtic cerradísimo en su área. Con un muro en frente, elevado a la máximo potencia con el adelanto escocés en la primera parte, no presentó otra alternativa hasta el cuarto […]


23 de octubre de 2012 José Mendoza - Sportyou

No desesperó el Barcelona. Insistió en su idea de fútbol de pase en corto pese a no encontrar espacios y cambios de ritmo ante un Celtic cerradísimo en su área. Con un muro en frente, elevado a la máximo potencia con el adelanto escocés en la primera parte, no presentó otra alternativa hasta el cuarto de hora final con la entrada de Tello. Fue en el último minuto, pero entonces sí se veía venir el premio después de que Forster se tuviera que multiplicar. Jordi Alba fue quien ejecutó una nueva remontada. El Barça le está cogiendo el gusto.

Jugó un partido de balonmano el Barça. No cambió el guión nunca. Demasiado académico y sin factor sorpresa, le costó encontrar portería. El balón pasaba de hombre a hombre sin encontrar profundidad, siempre por donde el Celtic quería, por donde más cómodo estaba. Parapetado en la frontal de su área, con una línea de cuatro y otra de cinco, todos los escoceces esperaban detrás del balón menos Samaras primero y Forrest después. El gigante griego propició el gol. En una falta lateral aprovechó su altura para rozar el balón, que desvió irremediablemente Mascherano. El Barça sigue sangrando en el juego aéreo.

Aunque estaban Pedro y Alexis en el campo, seguramente porque Tito ya se olía el planteamiento visitante, el Barça no les encontraba. Triangulaba con acierto, sin dificultad porque el Celtic tampoco iba al hombre, sino que se quedaba en el espacio, pero Forster no tenía trabajo. Insistía pese a todo el Barça, y en la primera parte hubo varias acciones bien jugadas que no generaron peligro por malos controles o pases que no encontraban el destino deseado por cuestión de centímetros. Aunque Alexis avisó a los dos minutos, solo un cabezazo de Bartra, gran partido el suyo, y un par de faltas de Messi rondaron el gol antes de la maravilla que llegó al filo del descanso. Inició Messi para que Iniesta y Xavi hicieran una pared en un pestañeo y entre una nube de piernas. Cosas que nadie en el mundo hacen mejor que los pequeñitos del Barça. Todo un lujo.

Pero siguió cómodo el Celtic, que incluso se estiró cuando en la reanudación Wanyama gozó de otra ocasión por alto. A veinte minutos del final empezó a aparecer con continuidad Forster, que en un rato respondió con tres paradones a grandes oportunidades de Iniesta, Alexis y Messi. A los típicos pases bombeados por encima de la defensa recurrió el Barcelona, incapaz de estirar la zaga rival abriendo el campo. Más tarde de lo que demandaba el partido respondió Tito. Tello estiró el campo por la derecha y Jordi Alba por la izquierda, y Villa se situó en punta. El asturiano avisó con un remate al palo, y cuando el partido moría apareció Jordi Alba para rozar un centro de Adriano. Fue después de una internada de Tello. Se corrigió a tiempo el Barcelona, que tiene ya en la mano su clasificación a octavos.

Así quedan los grupos de la Champions

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba