SPORTYOU

Archivo
12 de agosto de 2020 12/08/20

General

La Masía es infinita

El Barcelona no tiene prisa para reforzarse. El primer equipo ha sufrido bajas de jugadores importantes, y ha habido objetivos prioritarios que finalmente no han fructificado. Sin embargo, a Pep Guardiola no le inquieta. Recurrirá sin pestañear a La Masía, que está dando más frutos que nunca. Desde que el de Santpedor está en el […]


8 de agosto de 2010 José Mendoza - Sportyou

El Barcelona no tiene prisa para reforzarse. El primer equipo ha sufrido bajas de jugadores importantes, y ha habido objetivos prioritarios que finalmente no han fructificado. Sin embargo, a Pep Guardiola no le inquieta. Recurrirá sin pestañear a La Masía, que está dando más frutos que nunca. Desde que el de Santpedor está en el club, los jóvenes valores tienen más facilidades que nunca para acceder al primer equipo. Hace muchos años que la fábrica azulgrana funciona a la perfección, pero con Guardiola han subido incluso otro peldaño más. El protagonismo de las nuevas promesas en cada pretemporada es abrumador. Pep no se corta a la hora de alinearles juntos. En estos tres partidos, por ejemplo, hasta 16 canteranos han sido alineados, sin contar a los ya consagrados en el primer equipo, como Messi o Bojan.

Chicos como Sergi Gómez, Jonathan Dos Santos, Sergi Roberto, Víctor Vázquez, Edu Oriol, Nolito, Ilie Sánchez, Armando, Muniesa, Riverola, Víctor Sánchez, Benja, Jonathan Soriano, Miño, Dalmau y Tello han tenido su oportunidad. Y eso que algunos de los máximos exponentes de la cantera no han viajado a Asia debido a que fueron convocados al Europeo sub’19, donde fueron mayoría. Allí, por ejemplo, destacaron Montoya, Bartra, Oriol Romeu o Thiago Alcántara, que podían haber incrementado esa cifra.

Guardiola tiene fe ciega en ellos. Hasta el punto de que no tiene problemas si los únicos refuerzos de cara a la próxima temporada son Villa y Adriano. En varias demarcaciones el conjunto azulgrana ha perdido efectivos con respecto al año pasado. En el mediocentro defensivo, por ejemplo, ha perdido a Touré Yayá, un incombustible. Pese a ello, el suplente de Sergio Busquets, a buen seguro, no saldrá del mercado de fichajes, sino de La Masía, pues Oriol Romeu ya ha tirado la puerta de tanto tocar. Pese a que no ha debutado con el primer equipo en partido oficial y a que tiene apenas 18 años, tendrá la próxima temporada su oportunidad en cuanto Busquets se lesione o necesite descanso.

El centro de la zaga es otro puesto en el que el Barcelona ha perdido efectivos. Se han ido Márquez y Chygrynskiy y no ha llegado nadie. La incorporación de Adriano, unido a la presencia Maxwell, hace que Abidal pueda cambiar su rol en caso de necesidad cuando Puyol, Piqué y Milito no estén disponibles. Pero a Guardiola no le temblará el pulso si tiene que mirar al filial, donde tiene a Fontás, Marc Bartra o Muniesa. Por encima de todos, la gran prioridad del verano en el Barcelona era Cesc Fábregas. No ha llegado, pero no importa. Ahí están Thiago Alcántara y Jonathan dos Santos, que conocen ya el Camp Nou y están preparados para suplir a Xavi o Iniesta. Todos ellos, por si fuera poco, se pasearán este año por la Liga Adelante, donde tendrán rivales de mayor exigencia.

En sus declaraciones durante este verano, Guardiola se ha hartado a repetir que confiará en La Masía. Después del partido de este domingo, ha vuelto a insistir: “El mercado está abierto hasta el final de año y miraremos que podemos encontrar pero no hay prisa. Aunque la gente está muy preocupada, tenemos muy buena plantilla para poder competir en todas las competiciones y el objetivo es volver a hacerlo. Conozco el plantel, creo que hay una generación en el filial, en cantidad, con calidad para llegar al primer equipo”, sentencia. Es la ya tan piropeada filosofía azulgrana.

Volver arriba