Archivo
17 de diciembre de 2018 17/12/18

Opinión

Opinión

La mano negra de la autocomplacencia


  • 07 de enero
    de 2010
  • Quim Doménech

Se ha detectado “canguelo” entre los socios con los que uno ha hablado últimamente. Se ha localizado un “cagómetro” en el centro de Les Corts que –a diferencia de antes del 2 a 6– está a punto de reventar.

No es miedo al Sevilla, tampoco temen al Real Madrid y por mucho que lo enmascaren tampoco es tirria a los árbitros. Se trata de un estado de permanente pánico a volver a bajar tan pronto de la nube.

Resulta que el pasado reciente dejó un Barça que pasó de la gloria del 2006 a la vergüenza del pasillo del 2008. De un equipo que empezó con la sonrisa y la ilusión y terminó con la autocomplacencia y una moción de censura. El engaño y la decepción que supusieron los dos años en blanco generaron una desconfianza que perdurará por mucho que el Barça gane de seis en seis hasta la próxima década. Los culés pueden venir de ganar más que nunca, pero eso no implica que estén hipersensibles a cualquier atisbo de coitus interruptus. Dos resultados bastan, por mucho que sean ante equipos grandes y no hayan dictado sentencia ni en Liga ni en Copa.

El último fichaje de Guardiola no está a la altura, además va el técnico y cambia el tono en la última rueda de prensa. Eso ya sirve para que algunos recuerden que el gurú del barcelonismo es terrenal. Y sí, se equivoca como él mismo reconoce.

Lo siento pero todavía no hay motivos suficientes para desconfiar de éste Barça. Se tiende a anular la perspectiva y a desproporcionar la situación con tan sólo mínimos fracasos. La única mano negra es la del miedo al regreso del fantasma de la autocomplacencia. Me cuadra más lo de un bajón tras un año sensacional y apenas tres semanas después de haber hecho historia ganando el sexto y último título de un 2009 perfecto.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba