Archivo
15 de noviembre de 2018 15/11/18

Opinión

Opinión

La madriditis que no cesa


  • 16 de octubre
    de 2014
  • Paco Navacerrada

Estar pendiente de lo que hace el vecino es algo innato, inherente a la condición humana. Desde los albores de su fundación, el FC Barcelona ha tenido como único referente al Real Madrid, y eso que en 1899, cuando un emigrante suizo llamado Hans Gamper fundó el Barcelona, el Real Madrid todavía no estaba ni en pensamiento de Juan Padrós, el hombre que fundó el Real Madrid FC tres años después. Y toda la vida ha sido así. Cuando ganan, porque ganan, y cuando pierden, porque pierden, el caso es llorar. Y como dentro de diez días aparece el Madrid-Barça en lontananza, mejor empezar a presionar cuanto antes mejor.

Son ya muchos años viendo esta misma película. Más de cuarenta. Y eso que mis primeros recuerdos de los Madrid-Barcelona fueron de la temporada 1973-74, en la que el Barça ganó la Liga después de veinte años sin olerla. No me quiero remontar a la época pretérita de antes de la Guerra Civil o al tiempo de la postguerra, cuando el Barcelona ganaba mucho y el Madrid ganaba bastante menos, casi nada. En esa temporada 73-74, el Barcelona fichó a Johan Cruyff, el mejor jugador del momento. El club azulgrana ganó la Liga con autoridad, sacó un montón de puntos al segundo y el Madrid vio como su eterno rival ganaba el título veinte años después. Ahí no se habló de conspiraciones absurdas. El Barcelona fue el mejor y por eso ganó. Ni más ni menos.

Pues con ese equipazo, reforzado por Johan Neeskens la temporada siguiente, el Barcelona no volvió a ganar una Liga hasta la temporada 1984-85. Por el Camp Nou pasaron los mejores del mundo: Krankl, Simonssen, Maradona, Schuster, etc. Sin embargo, las ligas las ganaron el Real Madrid, el At. Madrid, la Real Sociedad y el Athletic Club. Ahí sí vi a los directivos del Barça llorar ante la incapacidad de sus jugadores de ser superiores a los otros equipos.

La madriditis es la obsesión que tienen todos los directivos, socios, jugadores, técnicos y aficionados del Barcelona con el Real Madrid. Cuando el Barcelona gana es porque juega mejor que los demás; cuando el Barcelona pierde es porque hay una conspiración en su contra, instigada desde Madrid, por supuesto.

Y para hacer patente esas obsesiones ahora se emite en la TV3, la televisión autonómica de Cataluña, un documental en el que se plantea que todos los males del Barcelona son por culpa del Real Madrid. “¡Nos ladran Sancho! Señal que cabalgamos”, frase famosa que no pronunció Don Quijote, pero que sí debería decir Florentino Pérez a todos los madridistas. De todos modos, estos de TV3 no escarmientan. Ya fueron condenados a pagar 20.000 euros por el famoso vídeo de las hienas -como si algunos de los jugadores del Barça fueran hermanitas de la caridad-. Ahora habrá que estar atentos al de ‘La negra historia de la gloria blanca’. Porque pueden que se caigan con todo el equipo.

Más les valdría que se miraran un poco el ombligo y se preocupasen de lo que pasa en el propio Barcelona. ¿Porque qué historia más negra puede haber que un fichaje que lleva más de un año en España y que sigue siendo investigado por un juez? ¿O qué se puede decir que un club cuya máxima estrella se dedica a defraudar a Hacienda? ¿O qué clase de directivos hay ahí metidos que tienen al club en el juzgado por ese enfrentamiento entre directiva saliente y directiva entrante? Qué gran documental le saldría a TV3 con estos argumentos.

PD. Ocho goles, ocho. Esos han sido los tantos que han marcado Neymar, Messi y Luis Suárez en sus bolos amistosos por el mundo. Neymar, después de recibir palos de su compañero de equipo Mascherano como si fuera una estera, le metió cuatro a la potente selección de Japón. Messi, por su parte, le metió dos a ¡Hong Kong! de los siete que marcó Argentina. Y Luis Suárez marcó otros dos a Omán. Vamos, la flor y nata del fútbol mundial. Y en Barcelona se frotan las manos. Estoy seguro que el Barcelona, que tiene un gran equipo, puede ganar en el Bernabéu, como ya lo hizo la temporada pasada. Pero poner de referencia estos tres amistosos, parece, cuanto menos, poco serio.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba