Archivo
19 de marzo de 2019 19/03/19

Fútbol

Ghana, la derrota más cruel

Uno de los muchos intereses de este primer Mundial en África era comprobar si por fin alguna selección del continente ‘negro’ era capaz de hacer algo destacado. Sólo dos habían sido capaces de llegar a cuartos de final: Camerún en 1990 y Senegal en 2002. Ghana se convirtió en la tercera y tenía la posibilidad […]


2 de julio de 2010 Sergio Santomé - Sportyou

Uno de los muchos intereses de este primer Mundial en África era comprobar si por fin alguna selección del continente ‘negro’ era capaz de hacer algo destacado. Sólo dos habían sido capaces de llegar a cuartos de final: Camerún en 1990 y Senegal en 2002. Ghana se convirtió en la tercera y tenía la posibilidad de ser la primera que se metía en unas semifinales. Pero en medio estaba Uruguay. Y en el combinado charrúa cuatro nombres que no se borrarán de la memoria de los africanos: Forlán, por empatar cuando mejor estaba Ghana; Luis Suárez, por evitar con la mano el gol de la victoria; Muslera, por parar dos penaltis; y, sobre todo, Abreu, por marcar el definitivo a lo ‘panenka’. En medio de todo esto, Gyan tuvo la oportunidad de hacer historia, pero falló la pena máxima que provocó Luis Suárez en el último minuto de la prórroga. Una locura.

Uruguay salió al campo con mucha confianza y haciéndose con el mando del partido, pero no creó mucho peligro durante el tramo inicial. Por el contrario, Ghana sí estuvo a punto de batir a Muslera a la medira hora. Primero con un cabezazo de Vorsah que se fue a escasos centímetros de la escuadra y, posteriormente, con un disparo de Asamoah Gyan que se fue rozando el palo. Los charrúas habían tenido más posesión de balón que los africanos, pero sin pegada alguna.

Ya en el tiempo de descuento de la primera parte, Muntari marcaba un gran gol con un lanzamiento lejano. La potencia del disparo y el efecto que éste cogió le complicó las cosas a Muslera. Lo que se suponía que sería un gol psicológico se quedó en nada, ya que en la reanudación Forlán marcó el gol del empate en un buen lanzamiento de falta. Y el partido cambió radicalmente a partir de ese momento. Tanto Ghana como Uruguay mostraron bastante conformismo a partir de ese momento y la última media hora se hizo soporífera, a pesar de que Tabárez jugó buena parte de la segunda mitad con un mediapunta (Lodeiro) y tres puntas (Suárez, Forlán y Abreu).

En la prórroga, Ghana impuso su poderío y a pesar de que su juego no fue demasiado fluido, sí tuvo la mayoría de las ocasiones de la prórroga. El asedio sobre la portería de Muslera fue aumentando con el paso de los minutos, pero la locura absoluta llegaría en el último minuto. Falta lateral para los ghaneses, gran barullo en el área y Luis Suárez que se ve obligado a sacar el balón con la mano en la línea de gol. Ghana tenía cerca el pase a semifinales, sólo necesitaba meter el penalti. Asamoah Gyan se encargaría de lanzarlo, pero el balón se fue al larguero y el partido a la tanda de penaltis. Parecía difícil que los jugadores ghaneses se recuperaran de ese mazazo, llegaban a los penaltis destrozados anímicamente. El sueño de un continente se esfumaba.

Asamoah Gyan tuvo la fortaleza mental suficiente para tirar un penalti y meterlo. Sin embargo, sus compañeros Mensah y Adiyiah se encontraron con sendas paradas de Muslera, que hicieron que Abreu tuviese la victoria en sus botas. Le tocaba a Uruguay chutar su quinto penalti y Abreu era en el encargado de disparar desde los once metros, otra vez. El ‘Loco’ tomó la misma decisión que en la tanda de semifinales de la Copa América’07 ante Brasil. En aquella ocasión Abreu tuvo la suficiente frialdad como para lanzar un penalti a lo ‘Panenka’. Ante Ghana, y en unos cuartos de final de un Mundial, también tuvo esa osadía. No hay un apodo tan bien puesto para un jugador como el del ‘Loco’ Abreu.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba