SPORTYOU

Archivo
8 de diciembre de 2019 8/12/19

General

La intrahistoria de la arenga de “las ratas”

Real Madrid TV suele emitir imágenes en los directos con retardo para evitar situaciones como la charla del doctor


15 de noviembre de 2019 - Sportyou

La triste y vergonzosa arenga del médico del Real Madrid de baloncesto jamás se debió emitir de haberse obedecido las órdenes del operador de cámara de Real Madrid TV que desde hace años advierte lo que se puede o no emitir avisando para que se revisen las imágenes.

El operador de cámara, hombre de confianza de la sección de basket, lleva cuatro temporadas entrando y saliendo del vestuario del Real Madrid. Viendo, escuchando y grabando sin emitir, cientos de detalles, más bonitos o más feos, pero con la discreción necesaria y la que se precisa en un club profesional como lo es el Real Madrid.

La confianza es tal, que el doctor Miguel Ángel López Andrades, aún sabiendo que le estaban grabando, siguió con la arenga como cada previa de partido desde hace cuatro años. Tanto el operador como el médico, nunca se habían visto en esta situación porque todos saben que está terminantemente prohibido emitir esos mensajes y, como cada día, el operador de cámara advirtió y prohibió que se emitiese sin la oportuna revisión.

Los trabajadores del canal de la televisión del Real Madrid en los estudios centrales emitiendo el programa ‘Real Madrid Conecta, no revisaron las imágenes y las emitieron tal y como les llegó desde el Palacio de los Deportes, como cada día desde la mochila de envío de imágenes.

Al igual que en la final de la NFL, la Súper Bowl, todas las retransmisiones de la zona de vestuarios, banquillos, palcos y demás zonas privadas, llevan el retardo necesario para evitar sorpresas desagradables como las de la arenga del doctor con insultos muy graves a los jugadores del Barcelona y por los que ya se ha disculpado públicamente.

En el día después de la arenga, los nervios están presentes en el Real Madrid donde se suceden las reuniones para buscar a los culpables de la emisión en la televisión del club de unas imágenes que nunca debieron de ver la luz, si hubiesen seguido el protocolo del retardo necesario para ser revisadas y después emitirlas. El fallo es aún más grave cuando se sabe que el operador de cámara advirtió que no debían emitirse porque las palabras del médico eran muy fuertes para la imagen del club y del propio doctor de la sección de baloncesto del Real Madrid.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba