Archivo
26 de mayo de 2018 26/05/18

Opinión

Opinión

La insistencia tuvo su premio


  • 12 de abril
    de 2018
  • Paco Navacerrada

“El 90% del éxito se basa, simplemente, en insistir”, dijo una vez Woody Allen. El Real Madrid, que volvió a ofrecer la cara que le ha llevado a penar por la Liga, acabó volcado en el área de la Juventus. Insistió e insistió hasta la saciedad y, al final, encontró la recompensa. Pero todo el mundo está que echa humo: el antimadridismo, más quemado que los tizones que quedan al final de una hoguera; el madridismo, que arde en combustión espontánea tras el penalti más controvertido de los últimos tiempos.

A mí me gustaría que la sensatez reinara en estos momentos de locura. Y voy a intentar ser sensato. A mí en directo ya me pareció penalti. Viendo las repeticiones una y otra vez, cada vez es más penalti. Benatia arrolla a Lucas Vázquez y le da una patada en el costado, además de que no toca nunca la pelota. Un penalti que si se hubiese cometido mediado el primer o el segundo tiempo no hubiese levantado tanta controversia. Pero en el último minuto, y tal y como estaba el partido, un escándalo.

Buffon se indigna con el árbitro por pitar el penalti, en vez de comerse a su compañero por cometer la infracción. Buffon se quiere comer al árbitro y, en vez de tirar de experiencia, se autoexpulsa y deja a su equipo con diez. Después de empatar la eliminatoria, la Juventus la tira en una jugada en el último minuto. Quiero recordar que el Real Madrid, en ese momento del penalti, en el minuto 93, no estaba eliminado. El partido estaba abocado a la prórroga y es duro para la Juventus ver, en el último suspiro, cómo se le va por el sumidero todo el trabajo que había hecho a lo largo del partido.

Dicho esto, hablemos de fútbol, que fue lo que le faltó al Real Madrid. El cuadro de Zidane hizo una mala primera mitad. Otra vez volvió a ofrecer su peor cara, la que le ha llevado a estar cuarto en la Liga y a caer eliminado en la Copa del Rey. Ya escribí después del partido liguero entre el Madrid y el Gerona, que Allegri debería visionarlo con detenimiento. Parece que para el encuentro de ida no se lo vio, pero para el de vuelta sí lo debió ver. Y el miércoles, los dos primeros balones al área del Madrid, dos goles de cabeza. Incomprensible lo del Madrid en el juego aéreo.

Pero el partido quedó marcado por un penalti en el último minuto. Eso es lo que quedará para la posteridad. Ni el gran partido de la Juventus, ni el pésimo encuentro del Madrid. Todo quedará marcado por un penalti clamoroso, inapelable para todo el mundo menos para el antimadridismo. Sigo diciendo que el Madrid debe mejorar en defensa. Su partido del miércoles fue malo y Zidane debe reflexionar junto a sus jugadores todas las carencias que mostró ante la Juve. Cualquiera de los tres equipos que le acompañarán el viernes en el bombo te pueden hacer un estropicio. El Madrid no puede resumirlo todo a que el viernes estará en el bombo. Debe haber jornadas de reflexión. Lo único bueno del Madrid fue que insistió, insistió e insistió, hasta que llegó la recompensa.

Iba a hablar del no pasillo si el Barça gana la Liga, pero el partido de la Champions me parecía más interesante y actual. Del pasillo ya hablaremos otro día.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba