Archivo
26 de marzo de 2019 26/03/19

Opinión

Opinión

La gran oportunidad de Rafa Nadal y David Ferrer


  • 17 de noviembre
    de 2011
  • Paco Navacerrada

El próximo domingo comienza en Londres la Copa Masters, el torneo que reúne a los ocho mejores jugadores del mundo que, este año, cuenta con dos de nuestras raquetas más destacadas: Rafael Nadal y David Ferrer. Ambos apuran los últimos coletazos del año tenístico con los dos últimos acontecimientos del curso, la mencionada Copa Masters y la final de la Copa Davis contra Argentina. Esta Copa Masters se presenta en el horizonte de nuestros dos tenistas como una gran oportunidad para alzarse con un torneo que sólo cuenta con dos triunfos españoles en su palmarés: el de Manolo Orantes, en 1976, cuando el torneo se denominaba Master Grand Prix, y Alex Corretja, que venció en la final a Carlos Moyá en 1998, cuando se llamaba ATP Tour World Championship. Nadal llegó a la final el año pasado, pero perdió ese partido contra Roger Federer, compañero de grupo este año.

Para Rafa Nadal este torneo se presenta como una gran oportunidad. Tras ausentarse de Masters 1000 de París, el mallorquín ha encaminado su preparación en exclusiva para llegar a este torneo y a la final de la Copa Davis en un buen estado de forma. Ni que decir tiene que, para mí, Nadal es siempre favorito para ganar el torneo en el que participa, pero en este lo es más. Creo que Novak Djokovic no se encuentra en su mejor momento. El serbio tuvo que abandonar en los últimos torneos que ha disputado a consecuencia de esas molestias en el hombro. Sobre todo dolorosa su retirada en el torneo de Belgrado y preocupante la de París, por lo cercana de la cita londinense. Y de Roger Federer qué decir. El que tuvo retuvo y ganó a Tsonga en el Masters 1000 de París. Pero ya no es ese jugador sólido al que parecía imposible poder ganar. Rafa Nadal está encuadrado en el Grupo B, junto al mencionado Federer, Jo-Wilfried Tsonga y el estadounidense Mardy Fish, jugador contra el que debutará el domingo. Creo que Nadal debe ganar los tres partidos y clasificarse para semifinales de un torneo que nunca ha ganado y que debe estar en el palmarés del mejor jugador español de todos los tiempos.

David Ferrer, al que he visto en buen momento en los últimos torneos, pese a su derrota en París contra John Isner. David está en el Grupo A, con Djokovic, Andy Murray y Thomas Berdych. Evidentemente no es favorito, pero su combatividad, su buen hacer sobre la pista y, sobre todo, su extraordinario resto pueden auparle a cotas a las que está capacitado para llegar.
Después, la guinda al pastel con la final de la Copa Davis contra Argentina en Sevilla. Qué duda cabe que España es favoritísima ante los argentinos. El potencial español es infinitamente superior al argentino y la tierra batida de Sevilla debe hacer el resto. Desde el año 2000 España ha ganado cuatro Copa Davis: en 2000, 2004, 2008 y 2009. Ahora debe caer la quinta.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba