Archivo
20 de abril de 2019 20/04/19

Opinión

Opinión

La gestión del adiós de Munir


  • 10 de enero
    de 2019
  • Manolo Oliveros

Munir, todavía con contrato con el Barcelona hasta el 30 de junio de este recién estrenado año 2019, no jugará más de blaugrana y lo hará en el Sevilla, como muy tarde, a partir del 1 de Julio.

El club, tras recibir la comunicación de que no quería renovar (su Agente se lo comunicó el pasado 2 de Enero), ha tomado la decisión de que no vuelva a ser convocado por Valverde y, a partir de ahí por el bien de todos, tratar de que tenga la salida en este mercado de invierno. En el Barça entienden que sería lo mejor para el jugador, para el club y para su futuro club, el Sevilla. Si no pudiera salir para Nervión ahora, buscarían una cesión a cualquier otro club hasta el 30 de junio. En el vestuario del Barça, ya no tiene nada que hacer. Ya se ha comunicado a Valverde que no cuente con él, Valverde lo admite y se lo traslada con toda naturalidad al jugador.

El Barça lleva desde agosto proponiendo la renovación a Munir por cinco temporadas. Si Valverde cuenta con él, ahí le tiene, y si no cuenta con él, al menos pueden pedir un traspaso. Munir tiene todo el derecho a esperar. Espera, van pasando los meses y ve que no cuenta para casi nada, así que le interesa quedar libre y ponerse en el mercado. En ese momento llega el Sevilla y le hace la propuesta que convence a ambas partes, como informó mi compañera Helena Condis en Cope el pasado día 3. Así de sencillo.

Valverde no cuenta con él, Munir no quiere renovar y adiós a su etapa en el Barça. Llegó de juvenil del Rayo Majadahonda, subió al primer equipo en 2015, Del Bosque le hizo internacional absoluto, ha estado cedido en el Valencia y en el Alavés, ha vuelto y se va. Y es que es muy caro jugar habitualmente en el Barça siendo delantero.

No pasa nada. Ojalá le vaya muy bien. Que juegue más y que sea muy feliz. Junto a Messi, Suárez, Dembelé, Coutinho, Malcom es complicado tener minutos de valor.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba