SPORTYOU

Archivo
10 de diciembre de 2019 10/12/19

Premier League

La generación dorada del fútbol inglés

Inglaterra se ha proclamado por primera vez campeón del Mundo en categoría sub 20. Desde que la absoluta ganase el título mundial en 1966, ninguna selección inglesa había conseguido algún trofeo de prestigio, y a nivel juvenil el mejor resultado fue en 1993, cuando los “Three Lions” acabaron terceros. El triunfo frente a Venezuela abre, […]


12 de junio de 2017 - Sportyou

Inglaterra se ha proclamado por primera vez campeón del Mundo en categoría sub 20. Desde que la absoluta ganase el título mundial en 1966, ninguna selección inglesa había conseguido algún trofeo de prestigio, y a nivel juvenil el mejor resultado fue en 1993, cuando los “Three Lions” acabaron terceros. El triunfo frente a Venezuela abre, por tanto, la puerta a una ilusión que le hinchada tenía cerrada desde hace muchos años.

Once más habitual de Inglaterra en el Mundial sub 20

La selección inglesa, entrenada por Paul Simpson, se fue ajustando con el paso de los partidos hasta convertirse en el equipo más fiable del torneo. Con un 4-2-3-1 bastante dinámico, lo habitual ha sido ver en sus encuentros un gran número de transiciones, donde han demostrado tener varios jugadores capaces de dominar bien la situación. Laterales profundos y extremos versátiles y muy dañinos, esta Inglaterra ha añadido un punto de solidaridad colectiva clave a un grupo con unos cuantos futbolistas con potencial para asentarse en la Premier League.

Freddie Woodman (Newcastle, portero): Le detuvo el penalti a Peñaranda que pudo significar el 1-1 en la final. Ganador del guante de oro del torneo, su buen dominio del juego aéreo le puede dar oportunidades en la Premier League.

Jonjoe Kenny (Everton, lateral derecho): Una de las tantas piezas que el Everton ha aportado a la selección. Lateral muy profundo, su buen timing para incorporarse ha permitido a Inglaterra ganar metros de forma constante por su perfil.

Fikayo Tomori (Chelsea, defensa central): El zaguero más agresivo, permitió a Inglaterra lanzar a Kenny con continuidad para que él abarcase metros en defensa en ese costado. En ocasiones excesivamente bravo, necesitará analizar mejor las situaciones defensivas para instalarse en la élite.

Jake Clarke-Salter (Chelsea, defensa central): Zurdo, se ha mostrado muy sobrio tanto para defender juego directo como para hacerse fuerte en área propia. Sufrió más en situaciones de campo abierto ante puntas veloces.

Kyle Walker-Peters (Tottenham, lateral izquierdo): Diestro, puede jugar en ambas bandas y en esta selección ha sido utilizado en izquierda. Ágil con pelota, capaz de salir airoso en zonas con poco espacio, es un defensa con clara vocación ofensiva y perfectamente adaptable a posiciones de medio campo.

Lewis Cook (Bournemouth, mediocentro): El centrocampista más posicional del equipo inglés, importante teniendo en cuenta el enorme dinamismo del resto. Jugó fácil y fue un apoyo constante para sus compañeros.

Josh Onomah (Tottenham, mediocentro): Uno de los mejores jugadores del torneo. El mediocampista Spur se trata de un jugador con un recorrido tremendo, capacidad de golpeo a puerta y criterio para jugar la pelota tanto en fase de salida como cerca del área rival.

Kieran Dowell (Everton, extremo derecho): Zurdo, puede jugar por dentro o partir de derecha, como en esta selección. Buen golpeo, tacto para pisar área y soltura para devolver el cuero, fue hombre relevante en el triunfo final.

Dominic Solanke (Liverpool, segundo punta): Utilizado por detrás de un punta, probablemente gracias a su buen tacto para moverse sin balón y recibir en situaciones de transición, su cuerpo y relación con el cuero es más propio de un delantero centro. Fuerte en los choques y con gran capacidad para pisar área rival, ha sido vital en el título.

Ademola Lookman (Everton, extremo izquierdo): El gran desatascador de esta selección y uno de sus futbolistas con más futuro. Diestro, puede jugar en cualquier posición de la última línea y tiene una enorme habilidad con pelota y un cambio de ritmo que le hace marcar diferencias.

Dominic Calvert-Lewin (Everton, delantero centro): Quedará en el recuerdo por anotar el gol del triunfo ante Venezuela en la final. Punta corpulento y con capacidad de choque que además tiene movilidad y zancada para ayudar a conservar posesión, servir de apoyo fuera del área o atacar el espacio.

Esta Inglaterra, en cualquier caso, ha tenido varios futbolistas que han salido de inicio -Simpson no ha utilizado un once fijo de forma regular- o que han ido entrando desde el banquillo con bastante éxito, y ese ha sido también uno de los secretos del éxito.

Ainsley Maitland-Niles (Arsenal, mediocentro): Jugador muy versátil, capaz de jugar en cualquier zona de medio campo, hizo un excelente trabajo en sustitución del sancionado Onomah en las semifinales frente a Italia. Abarca muchos metros y es capaz de eliminar rivales con su potente conducción.

Ovie Ejaria (Liverpool, centrocampista): Medio dinámico, más cómodo buscando recepciones cerca de zona de mediapuntas, aunque capaz de ayudar en la construcción del juego. Tiene bastante recorrido y capacidad para pisar área rival, aunque no ha contado con demasiados minutos.

Sheyi Ojo (Liverpool, extremo): También opacado por el excelente nivel que ha tenido Inglaterra en ataque, el Liverpool tiene un jugador de banda, hábil y con capacidad de desborde realmente prometedor. Zurdo, puede jugar en los dos perfiles.

Adam Armstrong (Newcastle, delantero centro): El perfil más cercano al ‘9’ de esta selección, no por tratarse de una referencia sino por su tipo de movilidad, casi siempre enfocada a finalizar jugada. Finalmente se impuso Calvert-Lewin, pero fue una buena alternativa para el ataque.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba