Archivo
19 de abril de 2019 19/04/19

Opinión

Opinión

La final que siempre soñó la ciudad de Madrid


  • 01 de mayo
    de 2014
  • Paco Navacerrada

Nadie lo hubiese pronosticado en el mes de septiembre, cuando comenzó la UEFA Champions League 2013-14. Sin embargo, ahí están. El próximo 24 de mayo el Estadio da Luz de Lisboa será el escenario en donde dos equipos de una misma ciudad se disputen por primera vez la Copa de Europa. Nunca antes, en los 58 años de Copa de Europa, dos equipos de una misma ciudad se habían enfrentado en la final. Sí había habido dos equipos de un mismo país -la final de 2000 entre Valencia y Real Madrid o la del año pasado entre Bayern Múnich y Borussia Dortmund, pero dos de una misma ciudad nunca se habían enfrentado. Un partido inédito, histórico y apasionante, que nada tendrá que ver con los cuatro Real Madrid-At. Madrid que hemos vivido este año. Porque esto es la final de la Copa de Europa.

A priori el favorito es el Madrid. Al menos, por historial. Para los blancos será su decimotercera final. De las doce anteriores, ganó nueve y perdió tres. Y las tres últimas finales lucen en la Sala de Trofeos del club. La última, en 2002, hace doce años. Para los rojiblancos es su segunda final. La anterior la disputó hace cuarenta años y la perdió, en el partido de desempate, contra el Bayern Múnich.

Sin embargo, no será la primera vez que se midan Real Madrid y At. Madrid en la Copa de Europa. En las semifinales de la temporada 1958-59 ambos equipos se cruzaron por un puesto en la final. Fue una eliminatoria igualada que se resolvió con un partido de desempate. En primero, disputado en el Bernabéu, ganó el Madrid por 2-1; en el segundo, jugado en el Metropolitano, venció el Atleti por 1-0; en el desempate, celebrado en Zaragoza, triunfo blanco por 2-1, que tomaba en el camino hacia la cuarta Copa de Europa.

Y por lo que fue aquella eliminatoria, yo creo que así será esta final: Igualada. Los precedentes de la Liga y de la Copa del Rey no creo que sirvan mucho de referencia. En la Liga, el Atleti ganó en el Bernabéu 0-1 en la primera vuelta y en el Calderón el resultado fue 2-2. En la Copa del Rey, eliminatoria clara para el Madrid. Ahora, nada de aquello sirve. Esto es la Copa de Europa, la competición fetiche del Real Madrid y que cada temporada vuelve a intentar ganarla; la competición que le debe una al At. Madrid.

De lo que sí estoy seguro es que será un partido apasionante, intenso, que como dijo Alfredo di Stéfano, no se juega, se gana. La experiencia en estas lides está con el Madrid; la ilusión del principiante, con el Atleti. Ambos irán a por la ‘orejona’ con sus armas y nos ofrecerán el mejor partido del año.

Y las aficiones, que acudirán en tropel hasta Lisboa, harán una demostración de hermandad, cada una con su equipo, pero con deportividad. Porque la ciudad de Madrid se sentirá orgulla de los aficionados y de sus equipos, que protagonizarán la final que seguramente siempre soñó Madrid.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba