SPORTYOU

Archivo
18 de noviembre de 2019 18/11/19

Opinión

Opinión

La final de la Liga BBVA


  • 20 de abril
    de 2012
  • Andy Stalman

No hay partido en el mundo que genere más expectativa que un BarcelonaReal Madrid. El fútbol, pasión de multitudes, congelará los relojes este sábado a las 20hs, cuando empiece a rodar el balón.

En una semana donde lo impensado se materializó, los dos equipos llegan al Camp Nou tocados, aunque muy lejos de estar hundidos.

Tres años atrás, en aquel 2009, encontramos una situación similar. El Barça llegaba al Bernabéu con cuatro puntos de ventaja y cinco jornadas por jugarse. Higuaín abrió el encuentro, que se acabaría llevando el Barça en un apretado set: 2-6. Y campeón.

Aquello dejó heridas. Cuatro jugadores del Real Madrid permanecen en la plantilla. Tres suelen ser titulares. Por el Barça son ocho. Todos fijos desde el inicio. A pesar de las similitudes con esa fecha, nadie apuesta por que ocurra lo mismo el próximo sábado. La última vez que el Madrid perdió en Munich (2-1), empató a tres en su siguiente partido. Hat-trick de Messi. Eso fue en 2007.

Ambas plantillas están dispuestas a seguir deleitándonos con la espectacular lucha de los últimos 218 clásicos. En Liga: 163. 4 victorias por delante el Madrid que suma 68. Y hubo 31 empates. Madrid tiene 9 goles más: 264.

Antes que especular con el resultado, me quedo con una frase de Ángel Cappa: “Yo nunca planifiqué mi futuro y menos en el fútbol, porque el fútbol cambia de semana a semana”.

Un equipo es un estado de ánimo. Barça y Madrid llegan tocados. Física y mentalmente. Sufrieron más de lo esperado contra Levante y Sporting. Traen derrotas de Londres y Munich, donde ambos esperan batirse el próximo 19 de Mayo. Todos lo esperábamos pero no esperábamos sendas derrotas.

Según Dante Panzeri, el fútbol es la dinámica de lo impensado. Todo el mundo apostaba por una final de Champions entre ambos equipos. No lo sabremos hasta mitad de semana. Puede ser que la única final que jueguen este año sea la del próximo sábado.

Mañana se pone en juego algo más que un partido, algo más que la Liga. Se ponen en juego las aspiraciones de toda esta temporada.

La Liga BBVA está preparada para elegir sobre qué manos se alzará al finalizar la temporada. Sólo hay dos candidatos: Puyol o Casillas.Capitanes respetados por sus compañeros. LIDERES con mayúsculas porque el ejemplo es liderazgo.

No es el único duelo que vamos a vivir.

En los banquillos, dos modelos distintos de entender el fútbol. La filosofía de toque de Guardiola acaba por desesperar a los rivales, a los que sólo les queda recoger balones de su portería, pensando que eso es lo más cerca que estarán de tocar la bola en el partido.

Al otro lado, Mourinho. Acusado de defensivo, su equipo puede establecer un nuevo hito en cuanto a goles conseguidos en una temporada. Un equipo con talante rocoso: serio y eficaz (como sus ruedas de prensa).
Dos estilos, dos propuestas, dos cosmovisiones, expresadas en estas frases de sus entrenadores:

“Si perdemos, continuaremos siendo el mejor equipo del mundo. Si ganamos, seremos eternos”.
“Bonito, bonito no es jugar en el Real Madrid, no es entrenar en el Real Madrid, es ganar con el Real Madrid”.

Qué decir de Messi y de Cristiano Ronaldo que no se haya dicho. En las últimas jornadas pugnan por coronarse como máximo goleador en la historia de la Liga Española. El privilegio de poder verles en acción en un bucle sábado-miércoles-sábado, no ha hecho otra cosa que demostrar la evolución de este deporte. Messi está en los Clásicos a un gol de jugadores como Puskas, Gento o César. A dos de Raúl. A cinco de Di Stéfano. Todo parece indicar que les superará en el corto plazo.

Cristiano es el primer jugador en la historia de las cuatro Grandes Ligas Europeas (Alemania, España, Inglaterra, Italia) que encadena dos temporadas consecutivas marcando 40 goles o más. Las ilusiones de muchos residen en sus piernas. Odiados. Idolatrados. Grandes futbolistas. Simples seres humanos pero diferentes. Porque emocionan, porque contamos sus historias, sus goles.

Tengo debilidad futbolística por Messi. Messi es fútbol hecho arte. Arte de genialidades. La existencia de un crack así en el fútbol, es un fenómeno en el capricho de la creación humana. Los hay pocos en la historia del fútbol organizado. Poquísimos.

Twitter arderá de nuevo mañana. Todos seremos entrenadores, periodistas, comentaristas e incluso jugadores. Las redes sociales serán un hervidero de ideas, opiniones y fanatismos.
El partido se jugará también online. Ahí el Barça es un claro ganador:

Google+: FC Barcelona (1.083.764 seguidores) y Real Madrid (814.022)
Facebook: FC Barcelona (29.408.980 fans) y Real Madrid (26.686.813)
Twitter: FC Barcelona (4.483.349 followers) y Real Madrid (4.274.983)
YouTube: FC Barcelona (258.786 suscritos) y Real Madrid (147.395)

También en los medios tradicionales: periódicos, radios, televisiones. Miles de ojos se posarán sobre el país. Tendremos una nueva oportunidad de dar a conocer la marca España.

Todos los países del mundo esperan ansiosamente estar en el centro de la información por asuntos positivos. El mejor partido que el fútbol de hoy puede ofrecer se jugará en España, que por eso será el foco de todas las miradas.

La construcción de la marca país no puede basarse sólo en el deporte, ni en sus equipos de futbol. Sin embargo, tampoco debería desaprovecharse una oportunidad así. En fútbol, España cuenta con pocos rivales.

Ya se ha dicho y escrito casi todo sobre este Clásico. Ahora, dejemos que hable la pelota…

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba