SPORTYOU

Archivo
23 de julio de 2019 23/07/19

Fútbol

Los sucesos de la familia Hernández

Tras saborear sus primeros éxitos en el fútbol, Theo y Lucas se ven salpicados en episodios espinosos fuera del campo


6 de junio de 2017 Bruno Cabras - Sportyou

La familia Hernández vuelve a estar en el epicentro de la polémica. En esta ocasión, el papel de actor principal recae en Theo, el más pequeño, reciente fichaje del Real Madrid para las próximas temporadas. En el guión del nuevo capítulo aparece el futbolista acusado de presunto maltrato a una chica en Marbella, después del incidente entre su hermano mayor, Lucas, y su expareja.

Lucas y Theo son hijos de Jean François Hernández, un fornido central francés que recorrió los vestuarios del Toulouse, Sochoux, Olimpique de Marsella, Compostela, Rayo Vallecano, Atlético de Madrid y de nuevo Rayo Vallecano, donde colgó las botas en 2002. Jef, como era conocido entre sus amistades, estaba casado con Laurence, un buen día hizo las maletas, se lió la manta a la cabeza y comenzó una nueva vida a miles de kilómetros de Madrid.

Dejó todo atrás, incluidos sus hijos. Laurence se hizo cargo de ellos y encontró en el fútbol una vía de escape a la difícil situación. La ausencia del padre se convierte en un tabú mientras los chavales comienzan a destrozar pares de botas defendiendo los colores del Rayo Majadahonda. Theo, el más pequeño, es el primero en llamar la atención de los ojeadores del Atlético de Madrid y es citado para unas pruebas en Orcasitas.

Pasa el corte con nota alta, sin embargo hay un pero al traspaso. Lo pone la madre: los hermanos tienen que permanecer juntos. No podía permitir una nueva fractura familiar, y así llegaron ambos al club rojiblanco. La felicidad se instaló al fin en casa de los Hernández. Una sensación que se vio acentuada con la progresión de los hermanos, que alcanzaron la Primera División: Lucas con el primer equipo y Theo con el Deportivo Alavés, en calidad de cedido.

Meses atrás, Lucas y su exnovia protagonizaron un incidente que acabó en el juzgado. El juez impuso a ambos una orden de alejamiento y 31 días de trabajo comunitario. Un episodio feo aireado en los medios de comunicación que se vio soterrado semanas más tarde con una buena noticia: el Real Madrid se había fijado en Theo y cerraba su fichaje, con reconocimiento médico incluido.

Theo se convertía, de nuevo, en la joya de la corona. Distinguido como una de las revelaciones de la temporada, la cerró jugando la final de la Copa del Rey marcando un golazo al Barcelona, aunque a la postre no sirvió para llevarse el título. Todo rodaba a las mil maravillas hasta que arrancó el verano. Theo, con doble nacionalidad, es llamado por el seleccionador sub 21 para disputar dos amistosos pero no se presenta en la concentración. Sus redes sociales desvelan que se encuentra en Marbella, de vacaciones, con unos amigos. Nuevo lío, que se ha convertido en suceso de mayor índole días más tarde al ser denunciado por presunto maltrato. El jugador no ha sido detenido a la espera de las pesquisas policiales, pero la crónica de sucesos ya ha vuelto a cruzarse con los Hernández. Una familia que vive a caballo entre la felicidad y el sobresalto.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba